Aprueba Senado sanciones contra violencia en estadios

La minuta fue aprobada sin cambios, con 80 votos a favor y 5 abstenciones;prevé sanciones de hasta 4 años y medio de cárcel a quienes generen violencia.
Violencia en el Jalisco
(Foto:Cortesía)

Ciudad de México

Con dispensa de todo tipo de trámites, el Senado aprobó la minuta de reformas a la Ley del Deporte recibida apenas esta mañana, para sancionar con cárcel y multas “ejemplares” la violencia generada por aficionados en los estadios.

Con 80 votos a favor y 5 abstenciones, el Senado aprobó sin cambios la minuta enviada por los diputados y que prevé sanciones de hasta 4 años y medio de cárcel a quienes generen violencia y de 6 meses hasta de 4 años a quienes participen activamente en riñas, con multas de hasta 6 mil pesos.

Las sanciones serán de 6 meses a 3 años de prisión a quien ingresen sin autorización a la cancha y multas de 2 mil 600 pesos.

De 6 meses a dos años de cárcel a quien lance objetos al campo y multas de hasta 2 mil pesos.

En tribuna, los senadores Alejandro Puente, Raúl Gracia, Zoé Robledo y Lilia Merodio apoyaron el dictamen, al subrayar que el deporte no puede estar secuestrado por la violencia.

El ecologista y presidente de la Comisión del Deporte, Alejandro Puente, dijo en los últimos años la pasión desbordada ha desatado en los aficionados los impulsos más nocivos, por lo que este dictamen pretende erradicar la violencia mediante la prevención y las sanciones.

Esta reforma, dijo, gira en cuatro ejes para establecer la coordinación entre los 3 órdenes de gobierno para prevenir la violencia; fortalece a la Comisión Nacional Contra la Violencia pues habrá 32 comisiones locales en los estados que trabajarán en programas anuales de trabajo para prevenir la violencia.

Además, se creará un padrón de aficionados violentos para saber quiénes han sido sancionados con base en información de la Comisión Nacional de Seguridad Pública.

Se crea un delito denominado “violencia en el deporte” para castigar la conducta  violenta, con sanciones ejemplares.

A su vez, el panista Raúl Gracia destacó que la violencia se ha incrementado en los partidos de futbol, por ello este es un primer paso “por la urgencia del caso”, aunque no será suficiente para inhibir este tipo de conductas porque ya se presentan verdaderas batallas campales.

“No estamos acabando con el tema de las barras bravas, al final del día una riña simple entre dos aficionados sería raro que generar una situación catastrófica”, alertó.

De su parte, la priista Lilia Merodio dijo que el deporte le ha dado a México numerosas satisfacciones como nación, gracias a los deportistas que ponen en alto el nombre del país en justas internacionales, por lo que no se debe permitir que la violencia ocurra en el deporte nacional y se requiere recuperar la seguridad en los recintos deportivos.

“La seguridad ha dejado de ser una responsabilidad exclusiva de los directivos en los estados”, ponderó, al subrayar que la violencia en los estadios de futbol no puede permitir que los partidos de futbol queden secuestrados.

En su turno, el perredista Zoé Robledo expuso que las barras bravas son como los porristas en los mítines políticos, pero ya hay una rivalidad que raya en la violencia y no se puede permitir.