Alista gobierno integración de México a cascos azules: SRE

El canciller José Antonio Meade dijo que comenzará con la etapa de evaluación y análisis para que México se una a las fuerzas de paz de la ONU.
El canciller José Antonio Meade dijo que comenzará con la etapa de evaluación y análisis para que México se una a las fuerzas de paz de la ONU.
El canciller José Antonio Meade dijo que comenzará con la etapa de evaluación y análisis para que México se una a las fuerzas de paz de la ONU. (Cortesía)

Ciudad de México

El Gobierno de México comenzará con la etapa de evaluación y análisis para integrar a México en las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU, conocidos como cascos azules, informó el Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade.

Acompañado del Ministro de Asuntos Extranjeros y de Cultos de Haití, Duly Brutus, el Canciller Meade reiteró el interés de que la isla caribeña sea donde participen las fuerzas mexicanas, por lo que aseguró se mantendrá el dialogo entre ambas naciones.

"No hay ninguna fecha definida para hacerlo. Es un proceso que implica, primero, una etapa de evaluación y análisis, eventualmente una etapa de capacitación y hubo oportunidad para que platicáramos, entre los dos cancilleres, sobre la pertinencia y la voluntad de hacerlo. Seguiremos en ese proceso de diálogo", manifestó.

Por su parte el Ministro Brutus aclaró que si bien este es un tema que depende totalmente de Naciones Unidas, ya se han puesto en contacto con la organización internacional para hablar sobre la iniciativa mexicana.

Recordó que su país no tiene la oportunidad de escoger los países que componen la fuerza internacional presente en Haití, sino que son las Naciones Unidas las que deciden; sin embargo, recibió con beneplácito el interés de México por ayudar.

Cuestionado sobre la ayuda humanitaria que han recibido tras el terremoto del 2010, el Canciller haitiano aseguró que una de las principales preocupaciones del actual gobierno es que los apoyos son distribuidos a través de diversas ONG que hay en el país sin que eso impacte directamente en la recuperación de la sociedad.

"Existen muchas ONG presentes en Haití y nos hemos decepcionado de ver que la mayor parte de la ayuda, cerca del 85 por ciento, iba destinada para ONG y no estoy muy seguro que esta ayuda realmente sirvió a Haití ya que esta ayuda creó un clima de dependencia de los haitianos hacia los servicios de la oferta internacional", señaló.

En este sentido, informó que el gobierno ha comenzado a retomar el control de la situación, ya que tras el terremoto el 1.7 millones de personas quedaron sin hogar y el trabajo de las ONG era muy limitado y no apoyaban a recuperar la infraestructura perdida; por lo que le gobierno ha logrado reducir el número sólo a 70 mil.