Alista Morena estrategia legal contra reforma energética

Martí Batres dijo que darán todas las batallas legales para echar abajo esa reforma y negó que haya faltado contundencia en sus marchas para evitar su aprobación.
Integrantes de Morena.
Batres negó pasividad ciudadana. (Liliana Padilla)

Ciudad de México

Martí Batres advirtió que planean una estrategia jurídica para echar abajo la reforma energética y rechazó que las movilizaciones del Movimiento de Regeneración hayan carecido de contundencia como para frenar esta medida.


Negó pasividad ciudadana y destacó la participación de la gente pese a la ausencia de Andrés Manuel López Obrador en los cercos legislativos y aseguró que pese a la aprobación de la reforma energética, la mayoría de los mexicanos está contra.

Batres anunció que el Movimiento de Regeneración Nacional dará todas las batallas legales en las instancias legales que sean necesarias, para echar abajo la reforma energética.

Advirtió que habrá una estrategia jurídica amplia y por eso, en el gobierno federal, "no encontrarán ni pasividad ni aval". Anunció que en los próximos días se definirán las acciones de la nueva etapa de lucha para buscar derogar la reforma. 

Cuestionado sobre la posición de Andrés Manuel López Obrador sobre lo ocurrido con la reforma energética, aseguró que será él, cuando se reincorpore a sus actividades, quien manifieste su posición al respecto.

Batres Guadarrama dio a conocer que presentarán la denuncia penal contra Enrique Peña Nieto por el delito de traición a la patria, además de que materializarán el "muro de la ignominia" para denunciar a los legisladores locales y federales que aprobaron la reforma.

En conferencia criticó que el gobierno haya operado para que los Congresos locales aprobaran ‘fast track’ la reforma "e imponer una decisión sin discusión ni dictámenes".

En el posicionamiento de Morena tras la aprobación de la reforma, el presidente de Morena advirtió: "con mucha anticipación demostramos tener razón, dijimos en diciembre de 2012 que el gobierno de Enrique Peña Nieto estaba constituido para privatizar el sector energético. Muchos dijeron que exagerábamos".