Incumplidas metas de seguridad señalan panistas

El alcalde de Torreón, Miguel Riquelme presentó su primer informe ante el Cabildo. Ahí los regidores albiazules se refirieron al caso del abuso de la fuerza por parte de la policía municipal.
Primer informe de gobierno ante el Cabildo.
Primer informe de gobierno ante el Cabildo. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Luego de que el alcalde de Torreón presentara el informe de actividades de su primer año de gobierno ante el Cabildo, integrantes de la bancada del PAN señalaron que no se han logrado los resultados que la ciudadanía demanda en materia de seguridad pública, servicios públicos, desarrollo económico y transparencia en el manejo de las finanzas públicas municipales.

El regidor Sergio Lara Galván, presidente de la bancada, señaló que sigue la alta incidencia de delitos del fuero común. Lamentó el abuso de autoridad en el que incurrieron dos elementos policiacos que violaron los derechos humanos de un empleado municipal, al exceder la aplicación de la fuerza, lo que indicó que fue noticia nacional.

Lara Galván agregó que ha sido una constante la falta de transparencia en las finanzas públicas y que contario al discurso oficial, se registró un aumento en la nómina un 25 por ciento.

"Con la certificación que se dice que han logrado, deben de tener los policías la capacidad y la capacitación suficiente para tomar en consideración lo delicado de su labor y no actuar con abusos de autoridad, como se mostró a nivel nacional".

En materia de servicios públicos, dijo que son notorias aún las deficiencias en pavimentación, limpieza y mantenimiento urbano. Destacó que hay lentitud en los trabajos de instalación del nuevo alumbrado público y hay un nulo avance en materia de infraestructura de drenaje pluvial.

En tema de transporte, indicó que a pesar de que en el año se incrementaron las tarifas del servicio, no se ha dado un ordenamiento real.

"Se presentan las mismas malas prácticas de antes, como mala atención al usuario, unidades en mal estado y lo más delicado, falta de voluntad de la autoridad para actuar en consecuencia", comentó el edil panista.

Agregó que ha sido una constante la falta de transparencia en las finanzas públicas y que contario al discurso oficial, se registró un aumento en la nómina un 25 por ciento, sin que el incremento se haya reflejado en la mejora de los servicios y atención al ciudadano.

Mientras que destacó que se ha implementado una política recaudatoria que rechazan. "Al torreonense común ni un peso se le perdona en materia de impuestos, llegando al embargo de sus bienes, mientras que a otros se les premia con la condonación del pago del predial y otros impuestos".

Manifestó que tampoco se la ha dado seguimiento al tema de las auditorías, "ni se ha movido un sólo dedo para fincar responsabilidades administrativas y penales por los malos manejos que se practicaron en la administración anterior".

Solicitó a nombre de la bancada, el que se tomen medidas en contra de los funcionarios que no han demostrado resultados a lo largo del año.

En materia de Desarrollo Económico, indicó que se siguen observando prácticas burocráticas lentas, que afectan la inversión privada.

Por su parte el diputado federal y vice coordinador del PAN en San Lázaro, Marcelo Torres Cofiño, manifestó que la gestión de Miguel Ángel Riquelme parte del desorden heredado por la administración municipal del ex alcalde Eduardo Olmos, lo que se ha negado a reconocer públicamente el actual munícipe.

Dijo que el gobierno de Riquelme tampoco cuenta con una agenda autónoma, sino que se subordina a los deseos del gobierno del Estado, y que el compromiso del munícipe es primordialmente hacia su partido antes que con su ciudad.

Indicó que el no reconocer públicamente el desastre que le fue heredado, ha derivado en impunidad para quienes dañaron Torreón y empeñaron el futuro de sus habitantes y la falta de un diagnóstico claro que brinde sentido a sus decisiones.

Marcelo Torres Cofiño cuestionó el incumplimiento de la promesa de que en seis meses la ciudad estará alumbrada al 100%.

"Las acciones tomadas por el alcalde Riquelme, no han sido capaces tampoco de romper con los mismos intereses que llevaron a Olmos a arrasar con el patrimonio de los torreonenses. Me refiero a la imposibilidad de trabajar bajo una agenda autónoma, que no se subordine de manera dócil a los deseos de quien funciona como su verdadero jefe: el gobernador de Coahuila Rubén Moreira Valdez", comentó.

Agregó que la muestra palpable de que "las cosas de fondo no han cambiado en Torreón durante el año que lleva al frente de la administración de Riquelme, es el contrato de concesión del Alumbrado Público, en donde se acomodó todo para favorecer a una empresa, haciendo un uso instrumental del marco legal, conveniente para el negocio, pero no para los habitantes de Torreón"·

Cuestionó el incumplimiento de la promesa de que en seis meses la ciudad estará alumbrada al 100 por ciento.

"Ya pasaron 12 meses y el avance en la colocación de luminarias es apenas del 20 por ciento, amén de las condiciones del deterioro en el pavimento dejadas por las obras, como puede constatarse en el Centro Histórico de nuestra ciudad".

Indicó que en este tenor también se encuentra la firma del convenio que faculta al estado a cobrar el impuesto predial.

"Es cierto que el ingeniero Riquelme ha reiterado una y otra vez que no se hará válido lo allí suscrito, pero entonces para qué se signó, si no es para mostrar su subordinación con el gobernador Moreira".

Declaró que el tesorero, Enrique Mota Barragán, sistemáticamente muestra su profunda falta de sensibilidad al tomar medidas como pretensión de suspender el servicios de agua potable a quienes no cubran el pago de la recolección de basura, lo que insistió es atentatorio de los Derechos Humanos de los torreonenses

"Quiero señalar también, que así como hay evidencias de un involucramiento de la ciudadanía en el caso del IMPLAN, éstos son la excepción en la administración en la que lo más generalizado es la simulación, al crear y sostener consejos, como el de Trasparencia, tan vital para la gestión, que lejos de defender los intereses ciudadanos sirven para legitimar la opacidad y las malas prácticas", agregó.