Agentes extranjeros con armas, bajo estricto control

Rechazan PRI, PAN y PVEM que haya una violación a la soberanía.
La enmienda pretende agilizar la inspección aduanal.
La enmienda pretende agilizar la inspección aduanal. (Especial)

México

El Senado aprobó y envió a la Cámara de Diputados las reformas a cuatro artículos de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, que permitirá a agentes extranjeros portar armas en territorio nacional al interior de aduanas y estaciones migratorias, así como a escoltas de personalidades extranjeras como jefes de Estado y mandatarios, con estricto control de la Secretaría de la Defensa Nacional.

La reforma generó un debate de más de tres horas, en donde PRI, PAN y PVEM argumentaron que no se viola la soberanía, porque los permisos serán controlados por la Sedena y la intención es eficientar la preinspección que harán dichos agentes de los flujos migratorios en fronteras, puertos y aeropuertos, así como el de mercancías con países que son socios comerciales y con los que exista convenio.

La reforma aprobada plantea que en las estaciones migratorias y de aduanas, agentes extranjeros puedan estar armados para realizar labores de preinspección de documentos y mercancías.

El dictamen establece que en el caso de la portación de armas a agentes migratorios, éstos podrán realizar preinspecciones de la documentación de pasajeros en puntos de la frontera compartida y aeropuertos, como sucede ya entre Estados Unidos y Canadá.

“La Sedena podrá autorizar la portación temporal de armas a los servidores extranjeros de migración o aduanas debidamente acreditados ante el gobierno federal que participen en la revisión migratoria en los puntos de tránsito internacionales o el despacho conjunto de mercancías en las aduanas nacionales, respectivamente, conforme a la legislación aplicable y a los acuerdos interinstitucionales que deberán celebrarse para tal efecto”, se determina en el artículo 28.

En el caso de las aduanas, los agentes podrán portar armas de un calibre no mayor a los 40 milímetros”, a fin de realizar tareas de preinspección de mercancías y vehículos, de manera conjunta con personal mexicano.

La reforma prevé que se extiendan permisos al personal que acompaña a jefes de Estado, jefes de gobierno, ministros o equivalentes, para su protección y seguridad, por lo que la Sedena podrá autorizar de forma individual o como corporación a estos equipos.

“En casos excepcionales se podrá autorizar el ingreso y portación de otro tipo de armas, siempre que a juicio de la Sedena se justifique su uso”.

No obstante, la oposición de izquierda acusó que esta medida llenará de agentes armados el territorio nacional y no hacía falta, ya que en la actualidad la ley de aduanas permite colaboraciones.