Admite Canales recibir 6 millones de dólares

El subprocurador anticorrupción al comparecer ante el Congreso local se defendió y afirmó que no se ha adueñado "indebidamente" de honorarios en su labor como abogado.

Monterrey

Ernesto Canales Santos, subprocurador Anticorrupción, aceptó haber recibido por procesos legales en donde se le involucra, un monto de seis millones de dólares en Estados Unidos.

Al comparecer ante el Congreso local este lunes, el funcionario estatal indicó que el litigio en donde se le acusa de fraude sigue vivo y pese a ello, no pretende renunciar a su cargo.

Las declaraciones se realizaron ante diputados locales, luego de que se le citara para aclarar una denuncia en su contra interpuesta por Paula Cusi, viuda del ex presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo.

Todo inició el pasado miércoles cuando a nivel nacional se reveló que Canales Santos fue acusado de apoderarse de seis millones de dólares, monto que presuntamente era en favor de Cusi.

"¿Sí se recibieron seis millones de dólares, pero no de manera indebida?", le cuestionó el diputado priista Héctor García García; "Así es", respondió el subprocurador Anticorrupción.

En su afán por dar más explicaciones, el funcionario afirmó que en el litigio de más de 10 años no sólo hubo honorarios, sino también gastos y ese costo en su momento se asumió.

"Esos seis millones de dólares, en buena medida, no hay que considerar que son honorarios, sino recuperación de costos", expuso.

"En la vida del litigio, sí se recibieron seis millones de dólares", respondió Canales a otra pregunta realizada por el diputado panista Arturo Salinas Garza.

Aunque el diputado Eugenio Montiel le cuestionó a Canales Santos cómo podía ser un fiscal Anticorrupción y a su vez perseguir los casos, el subprocurador se defendió.

Manifestó que la acusación al momento no tiene consecuencias definitivas y por ello dijo ser inocente hasta que se demuestre lo contrario, por lo que afirmó que continuará en su cargo.

Ante la insistencia de saber si renunciaría o no a su puesto por los múltiples cuestionamientos, el subprocurador se sobresaltó y les respondió a los legisladores; "Ya suenan a disco rayado", dijo a la diputada Treviño, quien le insistió si estaría dispuesto a renunciar.

En la comparecencia de más de dos horas, admitió que también llamó a Aldo Fasci para trabajar con él en la Subprocuraduría Anticorrupción al reconocer que no conocía del todo la materia desde la función pública.

En otra de las preguntas, los legisladores le inquirieron si el gobernador Jaime Rodríguez estaba enterado de su situación jurídica, a lo que respondió que él había hablado del tema con Fernando Elizondo y con Miguel Treviño, el ex jefe de la Oficina del Gobernador.

Otra de las declaraciones que sobresaltó y causó inquietud entre los legisladores, fue que el subprocurador Anticorrupción aceptó haber dado "moches" en la aduana o a los tránsitos, pero se escudó en que éstos no fueron contra el erario público.

"Le aclaro que esos actos de corrupción no fueron contra el erario público, esos son los importantes y son los que voy a perseguir a pesar de ustedes", afirmó Canales Santos.

Al término de la comparecencia, realizada en la planta baja del Congreso, comenzaron los gritos de asistentes inconformes por las declaraciones que realizó el funcionario estatal.

Mientras algunos diputados pretendían despedirse del subprocurador Anticorrupción, comenzó otro altercado entre el legislador Héctor García y el funcionario estatal.

García reveló que recibió amenazas directas de Canales; a lo que el diputado se defendió en un tono molesto, discusión que fue grabada por algunos asistentes.

Posterior a ello, medios de comunicación trataron de entrevistar a Canales Santos sobre las diversas declaraciones en donde admitía haber recibido seis millones de dólares.

Ante lo ríspido de las preguntas, personal de seguridad del funcionario comenzó a ejercer la fuerza para salir del lugar y el fiscal Anticorrupción, tras acceder primero a las respuestas, se negó luego a hablar.

Momentos después se improvisó una rueda de prensa donde el principal defensor fue el "abogado del abogado", Igor Trujillo, y Canales Santos se limitaba a dar respuestas cortas que en otros momentos eran interrumpidas por su representante legal.

En la mesa de respuestas a los medios se dieron otras contradicciones y aunque Trujillo trató de "explicar" a su manera que el dinero lo habían recibido empresas donde Canales era representante, el subprocurador volvió admitir que sí recibió seis millones de dólares, que había recibido "moches" y que era inocente de todas las acusaciones realizadas hasta que se demostrara lo contrario.

Incluso Trujillo enfrentó a la prensa y dijo al estilo "bronco", "¿cuántos de ustedes no han estado involucrados en alguna demanda de difamación?, me imagino que bastantes y aún así siguen ejerciendo su profesión libremente".