Mexicano que irrumpió en Nobel seguirá retenido en Oslo

Adán Cortés permanecerá retenido durante el fin de semana en un centro de internamiento para extranjeros mientras una corte de segunda instancia resuelve su caso hasta el lunes.
Adán Cortés durante su comparecencia en un tribunal en Oslo.
Adán Cortés durante su comparecencia en un tribunal en Oslo. (EFE)

Copenhague

Adán Cortés Salas, el universitario mexicano que interrumpió la ceremonia de entrega del premio Nobel de la Paz hace dos días, permanecerá retenido el fin de semana en un centro de internamiento para extranjeros a las afueras de Oslo.

Un tribunal había decidido hoy inicialmente su puesta en libertad, con obligación de presentarse diariamente en el juzgado hasta que fuera expulsado del país, pero la decisión quedó aplazada porque la Policía recurrió a una corte de segunda instancia, que previsiblemente no resolverá el caso hasta el lunes.

La Policía quiere que Cortés Salas sea encarcelado de forma preventiva porque cree que existe riesgo de fuga y porque violó las leyes de inmigración al esperar cerca de tres semanas para presentar una solicitud de asilo político, que ayer fue rechazada por la Dirección de Extranjería.

El tribunal admitió hoy la violación cometida por el joven mexicano, pero consideró que concurren otras circunstancias y que su acción tenía una motivación "política e idealista", a diferencia de los actos que normalmente abarcan las leyes de extranjería.

Cortés Salas subió al estrado con una bandera de México cuando la paquistaní Malala Yousafzai y el indio Kailash Satyarthi acababan de recibir el Nobel de la Paz en el ayuntamiento de Oslo, y permaneció unos segundos allí hasta que fue retirado por la seguridad.

Según explicó el joven a la televisión pública noruega NRK, su acto pretendía llamar la atención sobre la situación en México, y en particular sobre los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala desde septiembre pasado.

Tras permanecer detenido casi un día, fue trasladado ayer al centro de internamiento para extranjeros de Trandum, en Oslo, una vez que la Policía cerró el caso en su vía penal con una multa de 15 mil coronas noruegas (mil 693 euros, dos mil 98 dólares) por alteración del orden y por entrar de forma ilegal en el Ayuntamiento de Oslo.

Cortés Salas burló la seguridad y se coló en el Ayuntamiento de Oslo con una cámara a pesar de que no tenía invitación para acceder al recinto ni estaba acreditado como periodista.