Seguridad ciudadana, tema que abordarán Peña y Obama

EU tiene una percepción de desconfianza en cuanto a seguridad, señaló el doctor en Políticas Públicas de la Universidad Iberoamericana, Mauricio Meschoulam. 
El presidente Enrique Peña y el mandatario de EU, Barack Obama.
El presidente Enrique Peña y el mandatario de EU, Barack Obama. (Milenio/Archivo)

La seguridad ciudadana y los acuerdos comerciales serán los temas centrales que discutirán los presidentes de México y Estados Unidos, Barack Obama y Enrique Peña Nieto, en la Cumbre de Líderes de América del Norte el próximo 19 de febrero en la ciudad de Toluca, coincidieron internacionalistas.

El doctor en Políticas Públicas de la Universidad Iberoamericana, Mauricio Meschoulam, aseguró que el país vecino tiene una percepción de desconfianza en cuanto a seguridad, por lo que una de sus prioridades es contener el riesgo y profundizar en el bienestar de México.

“Estados Unidos necesita contener el problema de seguridad que representa México desde su visión; contener el riesgo que percibe de la penetración de actores terroristas para llevar a cabo ataques dentro de EU usando las redes de los carteles o de los cruces de frontera”, afirmó.

Pía Taracena Gout, especialista en Política Exterior de México, Estados Unidos y Canadá, coincidió en que la seguridad es el tema con mayor preocupación para el gobierno americano, debido a la interdependencia que existe entre ambas naciones.

“Es más bien una cumbre para la foto (...) La relación no se ha fortalecido. Al contrario, hay un distanciamiento muy serio,  sobre todo provocado por el ascenso del nuevo gobierno. En ese sentido, el tema de seguridad es el más sensible”, dijo.

Los especialistas señalaron que la reunión que durará pocas horas, tocará aspectos de la agenda “trilaterales”, ya que también estará presente el primer ministro de Canadá Stephen Harper.

Meschoulam agregó que en ese sentido Estados Unidos intentará coadyuvar para México tenga buenos niveles de estabilidad y prosperidad, dado que representa un socio comercial muy importante, el cual contribuye al crecimiento en la economía estadounidense.