Acciones son inútiles si no son respetados los DH

Fenómenos como la violencia familiar requieren atención desde el espacio vital y el trabajo conjunto de gobiernos y comunidades.
La Comisión vela por el respeto de las garantías individuales.
La Comisión vela por el respeto de las garantías individuales. (Archivo)

Monterrey

El trabajo de prevención del delito no caerá en tierra fértil si no se parte del respeto de los derechos humanos, afirmó Sylvia Puente, tercera visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Dentro del proyecto de Seis Ciudades, que monitorea y evalúa los programas de prevención en varias de las capitales más importantes del país, señaló que más que hablar de una seguridad ciudadana se debe partir de una seguridad humana, para incluir a todos aquellos que por su edad no tienen carácter de ciudadanos y forman parte de los grupos más vulnerables: los niños y las niñas.

“No hay seguridad si no están protegidos y garantizados los derechos humanos de todas las personas y tenemos que resaltar entre este grupo a las mujeres y las niñas, por estar dentro de un grupo de población altamente vulnerable”, refirió durante su conferencia.

Puente dijo que los tratados internacionales que ha firmado México incluyen promover, difundir y garantizar los derechos humanos, y reparar las violaciones a los mismos, y sólo esta vía permitirá que se pueda garantizar la seguridad humana.

“El segundo delito más denunciado es la violencia familiar, el problema de la seguridad ciudadana se atiende en la medida que se atiendan verdaderamente la violencia contra las mujeres y las niñas en su espacio vital esto deja de trascender al ámbito comunitario

“Si los niños y las niñas aprenden a respetar a sus iguales y a sus adultos desde el seno del hogar, entonces no van a atacar a las personas fuera de este ámbito, a otros niños, niñas, a los animales, los bienes del otro y a futuro habrá menos posibilidades de que se involucren en delitos o adicciones”, insistió.

La funcionaria acotó que se requiere un gobierno eficaz y competente que vaya más allá de las visiones partidistas y los intereses electorales, que sea responsable y comprometido con los ciudadanos y con quienes aún no lo son.