Abel Guerra defiende su minuta de ley ferroviaria

Afirma que Manlio Fabio buscó acuerdos con empresas dominantes del sector, pero que las firmas quisieron imponer sus condiciones.
Dijo que la posición de empresas de transporte “no es muy inteligente”.
Dijo que la posición de empresas de transporte “no es muy inteligente”. (Claudia Guadarrama)

El diputado priista Abel Guerra defendió su minuta de Ley de Servicio Ferroviario de los ataques de las empresas dominantes en el sector y les aseguró que ni con la intervención del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, evitarán que se apruebe a la brevedad en el Congreso de la Unión.

En entrevista, aseveró que previo a presentar la iniciativa en el pleno de la Cámara de Diputados, la bancada tricolor liderada por Manlio Fabio Beltrones buscó acuerdos con FerroMex, Union Pacific-Group México y Kansas City Southern; sin embargo, las firmas quisieron imponer sus puntos de vista.

“Con nosotros fue malo y soberbio su cabildeo. Les abrimos las puertas, paramos el primer dictamen casi un año para hacer consultas con ellos, pero cuando vieron que no se hacía lo que ellos querían se fueron a otras instancias. Ahora están con los senadores a sabiendas que no van a generar nada. Ellos hablan de una intervención de Obama, pero yo creo que el mandatario estadunidense no va a venir a pedir algo que allá no se da, que está prohibido (el control monopólico). Es torpe pensar eso”, refirió.

Guerra dijo que “no es muy inteligente” la postura de las empresas de transporte, toda vez que lo que pretende la ley es que puedan extenderse por todo el país.

Asimismo, recordó que la ley analizada en el Senado clarifica y flexibiliza las sanciones, al otorgarle a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes la capacidad de establecer las tarifas del servicio, mismas que pueden ser negociadas entre usuarios y concesionarios, pero con un tope establecido y la posibilidad de cancelación de rutas de no cumplir lo estipulado.

Otro beneficio que explicó el priista es el surgimiento del “permisionario”, que abre la posibilidad a una empresa o una persona física para que pueda comprar un tren, reuniendo los requerimientos de ley y así ofrecer el servicio de transporte.

“Actualmente las empresas antes mencionadas hacen lo que quieren, están saqueando al país. Por eso el objetivo de la ley, es que las empresas mexicanas paguen un flete justo y no un sobreprecio que se traslada al consumidor, porque actualmente se cobra un sobreprecio de entre 400 y 800 por ciento”, dijo.

De acuerdo con el proyecto, en el caso de mercancías de empresas privadas, la tarifa más alta es en la ruta Piedras Negras-México, que es de mil 794 kilómetros; transportar una tonelada en ferrocarril cuesta mil 700 pesos, y en tráiler 567, una diferencia de mil 133 pesos, 67 por ciento más.

Otra tarifa contrastante es la de la ruta Guadalajara-Mazatlán: por tren, mover una tonelada de mercancías cuesta 719 pesos, a lo largo de 594 kilómetros, y por tráiler 260 pesos. $459 más o un costo extra de 64 por ciento.

“El primer beneficio es bajar los precios al consumidor, para que muchos productos dejen de trasladarse por carreteras y que haya competencia ferroviaria.

Al haber nuevas concesiones y empresas prestando el servicio hay más derrama, más empleo y más mexicanos viviendo mejor”, puntualizó.

El legislador neolonés recordó que al principio de su gestión, el presidente Enrique Peña Nieto anunció la apertura del ferrocarril de carga en el país, mismo que fue desechado por la industria ferroviaria, con el argumento de que “no usarían sus vías”.

“Las vías son de México, pero además si se pretende usarlas, no se pueden ocupar, porque están en muy mal estado. Por eso es esta ley, en la que pedimos que se dé un trato justo y sin sobreprecios en beneficio de las familias mexicanas”, señaló.

Claves

El proyecto

- El pasado 11 de febrero, diputados federales de PRI, PAN y PRD salieron a la defensa de las reformas a la Ley del Servicio Ferroviario aprobadas en el Palacio de San Lázaro.

- Sostuvieron que dicho proyecto no solo restablece el control del Estado sobre el sector, sino que además combate las prácticas monopólicas de los concesionarios.

- La minuta avalada por mayoría prevé garantizar la interconexión de las vías férreas y asegurar condiciones de competencia en el servicio, así como poner fin a la exclusividad territorial de los concesionarios.