Abandona estudios 33% de los niños que trabajan

“La universalización del acceso y la permanencia en la escuela requiere de estrategias que permitan atender a esa población”.
La tendencia es similar entre los jóvenes de 15 a 17 años, en edad de cursar el bachillerato.
La tendencia es similar entre los jóvenes de 15 a 17 años, en edad de cursar el bachillerato. (Omar Franco)

México

Alrededor de 33 niños de cada 100 en edad de cursar la educación secundaria en el país, de 12 a 14 años, no asisten a la escuela debido a que dedican más de 20 horas a la semana al trabajo.

A pesar de que las leyes mexicanas establecen los 15 años como la edad mínima de admisión al empleo, en diversas regiones del país esto no ocurre, de acuerdo con el informe “Panorama educativo de México. Indicadores del Sistema Educativo Nacional 2014”.

Esa situación, advierte el documento elaborado por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), dificultará que el país alcance la meta de cobertura en ese nivel educativo.

“La meta de cobertura universal en educación secundaria no se podrá alcanzar, en tanto la tasa de asistencia en este grupo de edad no sea igualmente alta para todas las subpoblaciones, incluyendo a los niños en situación de trabajo infantil”, señala.

Estas cifras contrastan con los niños que no trabajan, o lo hacen muy por debajo de las 20 horas a la semana, ya que reportan una tasa de asistencia escolar de 97. 5 por ciento. En tanto, los niños que realizan trabajo doméstico, exclusivamente por más de 20 horas, se registra una asistencia de 79. 3 por ciento.

La tendencia es similar entre los jóvenes de 15 a 17 años, en edad de cursar el bachillerato.

Según el informe, la tasa de asistencia global en este grupo de edad es de 76.6 por ciento, mientras que la de los jóvenes cuyo trabajo es menor a 20 horas es de 90.8.

Para los jóvenes en este grupo de edad con trabajo extradoméstico o doméstico mayor a 20 horas, la tasa desciende a 39 por ciento, es decir, casi 60 de cada 100 jóvenes no asisten a la escuela por motivos laborales.

Los niños y jóvenes que trabajan, infiere el informe, tendrán menos probabilidades de avanzar a los siguientes niveles educativos.

“El trabajo extenso afecta la asistencia de los niños a la escuela, no solo eso, aquellos que realizan actividades laborales extensas y además asisten a la escuela, tienen menores oportunidades para asignar tiempo y dedicación a su escolarización en comparación con sus pares que no trabajan o lo hacen por pocas horas, así que están en mayor riesgo de abandonar definitivamente su escolarización formal.

“La universalización del acceso y la permanencia en la escuela, sin duda, requiere de la generación de estrategias intersectoriales que permitan atender de manera integral a esta subpoblación en riesgo”, recomienda el informe.

En su apartado sobre acceso y trayectoria, advierte que la deserción escolar sigue siendo uno de los retos que enfrenta el sistema educativo nacional y que aumenta de manera exponencial en cada nivel de la educación obligatoria.

La tasa de abandono escolar en primaria registra un 0.7 por ciento; en educación secundaria 5.1 por ciento, y en media superior alcanza 14.3 por ciento.

Los resultados nacionales indican que solo 719 jóvenes de cada mil de la generación 2002-2003 lograron terminar exitosamente su paso por la educación primaria y secundaria.