Reporta SRE 189 casos de restitución de menores

La cifra, hasta septiembre de este año; detalla que la sustracción de niñas y niños por parte de uno de los padres “no es un robo”.
La cancillería interviene a través del personal de los consulados.
La cancillería interviene a través del personal de los consulados. (Claudia Guadarrama)

México

Los traslados ilícitos de niñas y niños al extranjero y la retención de éstos es un tema en el que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) realiza un trabajo especial. Tan solo hasta septiembre de este año se registraron 189 casos de restitución de menores, en los que se involucraron a 288 niños.

La restitución de menores, detalló la SRE, se da en aquellos casos en los que existe un traslado o retención ilícita de una o un menor por parte de quien ejerce su custodia.

Aclaró que "no es un robo de infante por parte de un tercero, porque normalmente la sustracción ocurre cuando uno de los padres, sin la autorización del otro —quien también ejerce derechos de custodia efectivos— o del juez competente, traslada a su hija o hijo a un país distinto al de su residencia habitual.

De igual manera, añadió la dependencia, existe una retención ilícita cuando habiendo trasladado a la o el menor con la autorización correspondiente, la permanencia del infante en el país excede el tiempo de dicha autorización".

Restitución exitosa

Erick, de siete años, es uno de los niños que fue restituido a su madre, Norma Patricia Torres, tras un juicio realizado en el extranjero, porque su padre, quien vive en Estados Unidos, se lo llevó de México y se negaba a entregarlo.

Norma Patricia, quien es madre de tres hijos, relató a MILENIO que Erick es el menor y nació en Houston, Texas, pero a los ocho meses de nacido ella decidió regresar a vivir a Morelia, porque el padre no aportaba dinero para atender al niño.

Al cumplir el niño seis años de edad empezó a recibir llamadas telefónicas de los abuelos paternos, quienes le decían que estaban enfermos y de última voluntad querían verlo.

"Me pedían que se los prestara y ellos me lo regresaban. Entonces llegamos al acuerdo con los abuelitos y con el papá. Hice un papel ante notario, un permiso de tres meses. Entonces su tío Martín Toribio Castro vino a la frontera en octubre de 2013 y le entregué al niño", comentó.

"Pero en enero ya no me contestaban, me marcó su tío y me dijo que ya no me iban a regresar al niño y que él ya había salido mal con la familia, porque ya no querían regresarme a Erick".

Entonces, mencionó Norma Patricia, "realicé más llamadas para lograr comunicarme con mi hijo, pero fue lo mismo, ya no me contestaban. Al principio el niño me llamaba cada 15 días, después una vez al mes, luego cada dos meses y después ya no me llamaba".

Ante la imposibilidad de localizar a su hijo vía telefónica y la advertencia de que no se lo iban a regresar, Norma Patricia decidió acudir a la oficinas de Migración en Morelia, Michoacán, donde explicó su situación y de ahí la canalizaron a la delegación de Relaciones Exteriores.

"Las personas de esa oficina me preguntaron si sabía dónde vivía el papá y les dije que sí. Entonces me pidieron papeles y fotos del niño, y ahí empezo todo" para tratar de recuperar al menor.

Primero, señaló, contactaron al papá y le solicitaron de manera voluntaria que regresara al niño, pero se negó, y "entonces nos fuimos a juicio".

En el tiempo que no vio a su hijo, confesó, "tenía un sensación de angustia. Y me desesperaba, porque quería ir por él, pero las autoridades me decían que me esperara. Y por fin me lo regresaron el 29 octubre".

Para Erick, volverse a integrar con su mamá y hermanas en un principio fue difícil, Norma Patricia reveló que "estaba muy cambiado y grosero, como todo le daban. Pero ahorita ya cambió, me dice que me extrañaba mucho, pero que todo lo compraban allá y le digo 'yo te compro todo pero te lo debes ganar'. Pero ahora ya cambió".

El pequeño no solo se reintegró a su familia, sino también a la escuela. Al tercer día de regresar a México ingresó a segundo año de primaria para continuar con sus estudios.

Después de esta experiencia, Norma Patricia aún está pendiente de que le informen si el padre tiene derecho a ver al niño, porque "solo en dos ocasiones me dio dinero"

Cancillería inició trámites

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que Norma Patricia presentó la solicitud de restitución el 11 de febrero de este año en su delegación en Michoacán y la Dirección General de Protección de Mexicanos en el Extranjero la gestionó ante su homóloga estadunidense en su carácter de autoridad central.

Durante el proceso, el padre amenazó constantemente a la madre diciéndole que desaparecería con el menor.

La corte en Houston fijó una audiencia, a la cual la madre compareció, con el apoyo de la SRE, de manera telefónica, y personal del Consulado General de México en Houston se presentó al acto. Posteriormente, el juez ordenó el retorno a México del menor, quien viajó de regreso el 30 de octubre, acompañado de personal del consulado.

Mientras que personal de la Dirección General de Protección de Mexicanos en el Extranjero acompañó a la madre al aeropuerto, donde finalmente se dio el reencuentro con el niño.

"El menor presentaba signos de desnutrición y alienación parental por el tiempo transcurrido lejos de su entorno habitual", reportó la dependencia.