820 mil mexiquenses tienen mejor calidad de vida: Eruviel Ávila

Ciudad de México

"Datos del Consejo Nacional de Evaluación de Política del Desarrollo Social, mejor conocido como Coneval, indican que de 2012 a 2014, 820 mil personas han mejorado su calidad de vida (en el Estado de México)", dijo Eruviel Ávila en su cuarto informe de gobierno el 28 de septiembre de 2015.

Es verdad que en el Estado de México 820 mil personas mejoraron en educación, vivienda o acceso a servicios de salud, pero Eruviel olvidó mencionar en su cuarto informe que un millón 232 mil mexiquenses se sumaron a la pobreza: ganan tan poco que tienen dificultades para alimentarse, acceder a educación o a servicios de salud y no cuentan con una vivienda digna.

Según datos del Coneval, mismo organismo que Eruviel tomó como fuente de información para su aseveración en el 4o informe, un millón 232 mil mexiquenses más viven en peores condiciones de vida.

De los seis indicadores de pobreza que considera el Coneval, el Estado de México solo logró disminuir uno: el de la población vulnerable por carencias sociales (rezago educativo, acceso a salud, acceso a seguridad social, calidad de vivienda, servicios básicos en vivienda y acceso a la alimentación). Sin embargo, aumentó en el número de personas en situación de pobreza y también aumentó el número de personas vulnerables por el monto de su ingreso, es decir, que apenas ganan para pagar su alimentación.

La población con pobreza extrema tiene un ingreso tan bajo que aún si lo destinara a comprar alimentos no podría nutrirse y tiene más de 3 carencias sociales, mientras que los pobres moderados tienen ingresos para nutrirse pero no para comprar la canasta básica ni la canasta no alimentaria. La población en pobreza es la suma de los pobres moderados y los pobres extremos.

La población vulnerable por carencias sociales es aquella que tiene una o más de las 6 carencias sociales que considera el Coneval, pero su ingreso mensual es mayor a 2 mil 268 pesos en la zona rural y de 3 mil 767 pesos en la zona urbana, lo suficiente para comprar los alimentos de la canasta básica y los servicios básicos (canasta no alimentaria). Los vulnerables por ingresos ganan lo mismo o menos que el costo de las dos canastas.

Según datos del Coneval, en 2012, en el primer año de gobierno de Eruviel, había 7 millones 328 mil mexiquense pobres -6 millones de pobres moderados y 945 mil pobres extremos-, 4 millones de vulnerables por algún tipo de pobreza y 1 millón de vulnerables por ingresos. Dos años después, se incrementaron 941 mil los pobres y 291 mil los vulnerables por ingresos, mientras que solo los vulnerables por carencias sociales disminuyeron 820 mil.

Aunque 820 mil mexiquenses mejoraron sus condiciones de vivienda, salud o educación, un millón 232 mil más no tiene los recursos suficientes ni para alimentarse ni para tener una vivienda digna.