El gobernador de Nayarit, ¿quiere o no quitar la tenencia?

El gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, dijo que 2016 será el último año en que los nayaritas pagarán la tenencia.
El gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, dijo que 2016 será el último año en que los nayaritas pagarán la tenencia. (Milenio Digital)

Ciudad de México

Al inicio de su gobierno, en 2011, al gobernador de Nayarit no le parecía una buena idea quitar la tenencia vehicular porque no habría forma de pagar las deuda de la entidad. Cuatro años después, la deuda sigue igual, pero la idea de eliminar el impuesto en 2017, en su último año frente al gobierno, ya no le pareció tan descabellada a Roberto Sandoval.

Dos meses después de haber tomado protesta como gobernador, en noviembre de 2011, Roberto Sandoval dijo que las finanzas del estado eran "críticas" por la deuda que dejó la administración anterior y que la demanda social de eliminar la tenencia vehícular se analizaría pues habría que encontrar una nueva fuente de financiamiento para cubrir con los pasivos.

"Es incómodo subir los impuestos, sabiendo que la sociedad no los puede pagar. Tenemos problemas con gravámenes que quedaron etiquetados. Por ello digo que nuestras finanzas son críticas", dijo en entrevista con La Jornada en 2011.

Unos meses después de la llegada de Sandoval, en 2012, y tras la eliminación del cobro a nivel federal de la tenencia vehícular, el estado de Nayarit decidió mantener el impuesto.

El secretario de Finanzas de Sandoval, Gerardo Siller, explicó en 2011 que la tenencia vehicular permanecería en la entidad al menos 20 años para pagar los créditos y deuda de la administración anterior.

En enero de 2012, el gobierno anunció que otorgaría descuentos para el pago de tenencia a los conductores nayaritas, pero el impuesto se mantendría.

En 2013, ante la protesta social de eliminar la tenencia, Roberto Sandoval dijo que para antes del término de 2013 tendría una solución para este impuesto.

"Estamos trabajando mucho para poder tener una solución antes de año, antes de este año. Quiero decirles que estoy consciente de que tenemos que liberar la tenencia (...) ya no quiero hablar del gobierno pasado, pero desgraciadamente la vendió a 20 años. Yo no estoy cobrando un centavo de tenencia", dijo el gobernador el 16 de enero de 2013.

Para 2014, eliminar el impuesto aún no era una opción viable ni para el gobernador Roberto Sandoval ni para su secretario de Finanzas, Guillermo Siller, quien el 12 de diciembre descartó quitar el impuesto por la deuda financiera superior a los 6 mil 600 millones de pesos.

"Las tenencias están a 20 años, están empeñadas. No es que llegue un solo peso aquí (al gobierno). Simple y sencillamente, si no llega el pago a la tenencia los intereses suben. Porque yo tengo dos problemas: uno, pagar la deuda; y dos, si la gente no paga, pagar los intereses", dijo el gobernador el 2 de abril de 2014.

Este año, durante su cuarto informe de gobierno, Roberto Sandoval anunció que eliminaría la tenencia vehicular en 2017, en el último año de su gobierno.

"Con responsabilidad, cuidamos la economía de las familias. Sé que muchos tienen su vehículo como una herramienta de trabajo, a ustedes, el próximo año será el último año, en el 2016, que se pague la tenencia vehícular. Por eso entregaré una iniciativa al Congreso en la que además estos impuestos del 2016, que serán los últimos de pago de tenencia, se usarán íntegramente en la educación, en la compra de útiles escolares, uniformes y becas", dijo el 28 de octubre de 2015.

¿Qué hizo cambiar de parecer al gobernador? No lo sabemos, pero el endeudamiento de Nayarit, la razón por la que Sandoval no eliminó antes el impuesto, se hizo más grande. Según datos de la Secretaría de Hacienda (SHCP) la deuda del estado de Nayarit aumentó de 2011, año en que llegó Roberto Sandoval, a 2015 un 14.8 por ciento al pasar de 5 mil 534 millones a 6 mil 358 millones de pesos.

El gobernador mismo aceptó que Nayarit aún no podría afrontar la eliminación de la tenencia y dijo que aún no tenían claro cómo, pero buscarían una opción para que en 2017, el último año de su gobierno, se sustituyera ese impuesto.

"La tenencia es positiva por muchas cosas, pero 2016 será el último pago. Me dicen que por qué de una vez no. (Porque) no estamos preparados. Fiscalmente no se prepara uno como para no cobrarla, hay una planeación y vamos a planear para que en el 2017, que también me toca a mí, ya no necesitemos, bueno, si se va a necesitar, pero busquemos cómo reemplazar ese impuesto con nosotros mismos, sin meter ningún impuesto (...) el horno no está para bollos, para que nosotros ahorita digamos: nadie pague nada", dijo el gobernador el 4 de noviembre.