Representante de ONU contra la droga ¿está a favor del combate al narco?

Antonio Mazzitelli está a cargo de la Oficina de Enlace y Partenariado de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México desde octubre de 2012
Antonio Mazzitelli está a cargo de la Oficina de Enlace y Partenariado de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México desde octubre de 2012 (Cuartoscuro)

Ciudad de México

A raíz del fallo de la Suprema Corte de Justicia que permitió en noviembre del 2015 a un colectivo de la Ciudad de México producir y utilizar de manera lúdica la mariguana, el gobierno de México se abrió a la discusión de legalizar el estupefaciente y organizó una serie de foros llamada “Debate Mariguana”.

Para discutir el uso de la cannabis tanto medicinal como lúdico, activistas y organizaciones sociales e internacionales se montaron al tema, entre ellas la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés).

Desde el 2009, Antonio Luigi Mazzitelli llegó a México como encargado de la UNODC en América Latina. Un año después, en un evento con Patricia Espinosa -la entonces secretaria de Relaciones Exteriores del gobierno de Felipe Calderón- el funcionario de Naciones Unidas apoyó la estrategia de tratar de resolver la problemática de seguridad y salud que genera el narcotráfico en México, combatiéndola con fuerza pública.

"(La estrategia se destaca) por sus iniciativas, por su decisión firme de oponerse no sólo al narcotráfico, a la cultura del narcotráfico, a la cultura de la violencia del crimen organizado, sino también a lo que eso significa en términos de amenaza a los principios democráticos y de convivencia social. Seguramente hay mucho más que hacer, hay que rectificar esta estrategia de combate que es la situación táctica en el terreno, pero la dirección es la justa", señaló Mazzitelli en la presentación del Informe Mundial Contra las Drogas 2010 celebrado el 30 de junio.

Ese mismo día, la canciller mexicana refrendó que a pesar de los costos y daños colaterales generados desde el 2007, cuando Calderón comenzó la estrategia de combate al narcotráfico, dicha estrategia se seguiría implementando.

"No habrá marcha atrás en la lucha contra el crimen organizado aún cuando los costos hayan sido y seguirán siendo muy altos para la sociedad", dijo Espinosa.

Después de casi 6 años y con una administración diferente en Los Pinos, Mazzitelli dio un giro en el enfoque para buscar políticas públicas que atiendan la problemática generada por el combate al narcotráfico.

El 28 de marzo de este 2016, en un foro celebrado por la UNODC y el Senado para conversar sobre las políticas públicas para atender “el problema mundial de las drogas”, Mazzitelli aseguró que la estrategia de combate tiene que acabar.

“Con más de 25 años de experiencia en este tema, tengo que decir que algunas (...) de las que eran las reglas tácitas de las políticas de drogas, que era cada año seguir haciendo el mismo trabajo, el ‘business as usual’ en materia de droga, tienen que cambiar”

“El documento que será discutido en la asamblea general proyecta una nueva y seguramente más propositiva dimensión al tema de las políticas de drogas, reconociendo no sólo que hubo un avance, que la guerra a las drogas que había sido declarada hace más de 35 años en este hemisferio se ha acabado o tiene que acabarse, sobre todo en determinada circunstancia y perspectiva; sobre todo el problema de droga es y siempre ha sido un problema esencialmente de salud, que tiene que encontrar respuestas dentro de políticas de salud (...) que tienen que tener como su centro necesario e indispensable de enfoque y de desarrollo el individuo así como la sociedad”, aseguró en su intervención Mazzitelli, en presencia del Presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, y del subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Miguel Ruiz Cabañas.

En ese evento se abordó la posibilidad de legalizar la mariguana como una solución a la violencia y los problemas que derivan del narcotráfico.

En el 2010, a menos de un año de su llegada a México, Mazzitelli dijo que el combate con fuerza pública y recursos de seguridad federales contra el narcotráfico era la estrategia con dirección correcta. Seis años después, a unos días de que se celebre la Asamblea General Extraordinaria de Naciones Unidas 2016 (UNGASS por sus siglas en inglés) para atender “el problema mundial de las drogas”, el representante internacional consideró que la “guerra” debe acabar.