Peña Nieto, ¿quiere o no legalizar la mota?

Enrique Peña Nieto

El Presidente dijo que está en contra de la legalización de la mariguana, pero que instruyó a que se realice un debate nacional sobre el tema
El Presidente dijo que está en contra de la legalización de la mariguana, pero que instruyó a que se realice un debate nacional sobre el tema (Milenio Digital)

Ciudad de México

Antes de llegar a la presidencia, Enrique Peña Nieto fue contundente con su postura en contra de la legalización de la mariguana y dijo que lo que se necesitaba era realizar un debate sobre el tema, pero no fue hasta que la Suprema Corte aprobó a cuatro personas el cultivo para autoconsumo de la cannabis que el Presidente ordenó a la Segob organizar la discusión con expertos y legisladores.

Un día antes de tomar posesión como Presidente, el 30 de noviembre de 2012, Enrique Peña Nieto viajó a Estados Unidos para reunirse con Barack Obama para tratar temas de seguridad, migración y economía, pero el tema de la mariguana había causado polémica en ese país porque unos días antes los estados de Colorado y Washington aprobaron la posesión y venta para uso recreativo.

"Personalmente, estoy en contra de la legalización (de la mariguana); no creo que sea la ruta. Pero estoy a favor de un debate hemisférico sobre la eficacia de la ruta que tenemos en la guerra contra las drogas", dijo Peña Nieto en entrevista con la revista Time el 30 de noviembre de 2012.

Sobre la legalización de la mariguana en Colorado, Peña Nieto dijo que la medida "abre un espacio para repensar nuestra política, abre la posibilidad de un debate sobre el curso que debería tomar la guerra contra el narcotráfico".

En diciembre de ese año, el Presidente reiteró su postura en contra de la legalización de la mariguana y pidió al gobierno de Estados Unidos que "asuma su responsabilidad en este esfuerzo compartido" con México "para evitar que siga ampliándose la demanda de drogas" en entrevista con Wolf Blitzer de CNN.

"Personalmente no estoy a favor de la legalización de las drogas y no lo estoy porque no se trata sólo de legalizar la marihuana, me parece que esa es la puerta a que eventualmente sectores de la población puedan llegar a consumos muchos más dañinos", dijo el 27 de diciembre.

En junio de 2014, el presidente dijo que la legalización de la mariguana en dos estados de Estados Unidos y en Uruguay generaba inconsistencias e incongruencias en la política de combate al tráfico de drogas y pidió que se realizara un debate para discutir el tema.

"La legalización de la marihuana es un fenómeno creciente (...) sentémonos a debatir sobre el tema, a revisar la política que se ha seguido en los últimos 30 o 40 años y que a la postre solamente ha arrojado mayor consumo y mayor producción de drogas. Por tanto, es una política fallida", dijo en entrevista con El País publicada el 9 de junio de 2014.

Dijo que Estados Unidos no podía seguir con la ruta de la legalización de la mariguana pues genera inconsistencias en las políticas de combate al narcotráfico mientras "en México que sigamos criminalizando la producción de marihuana".

"Es una paradoja terrible: Estados Unidos está financiado las dos partes de la guerra. Por un lado, ayuda a los gobiernos y a sus fuerzas de seguridad, Colombia, México, a luchar contra los traficantes; y por otra parte, los consumidores estadounidenses financian a los narcotraficantes y a sus bandas", dijo.

Por eso, el Presidente dijo en 2014 que sería necesario organizar un debate con las experiencias de otros países que la legalizaron y reconoció que "en México empieza a haber posiciones ya que demandan, como es natural, por esta inconsistencia e incongruencia que se aprecia, que demandan la eventual legalización de la marihuana".

Fue hasta que los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobaron el cultivo, procesamiento y autoconsumo de mariguana para fines recreativos o lúdicos en beneficio de cuatro personas que el Presidente anunció que se haría un debate sobre el tema.

"Para mí no sería deseable, ni estoy en favor de una eventual legalización del consumo de la mariguana, pero esta posición tampoco riñe con la aceptación y convicción personal que tengo para abrir un debate que científicamente, con argumentos sólidos, nos permita arribar a otra posición", dijo.

Por eso, instruyó a la Secretaría de Gobernación (Segob), a través de la Subsecretaría de Derechos Humanos, a que realice un debate para establecer las políticas y acciones que se deberán definir sobre la legalización de la mariguana en el que se convocará a sociólogos, médicos, académicos y la sociedad civil, así como a legisladores.

El Presidente dijo que con el debate se llegará a una posición como país frente la convocatoria de discusión del tema convocado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para abril del próximo año.

Una vez realizado el debate se sabrá si se modifica la postura del gobierno contra de la legalización de la mariguana, pues hasta ahora el Presidente habló de su "convicción personal". Mientras tanto, Peña Nieto abrió un camino al diálogo y aceptó que "no puedo ser dueño único de la verdad".