Promete Nuño sanciones por boicot a evaluación docente

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, prometió que aquellos docente que boicotearon la evaluación en Guerrero serían sancionados.
El secretario de Educación, Aurelio Nuño, prometió que aquellos docentes que boicotearon la evaluación en Guerrero serían sancionados. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Luego de que un grupo de maestros disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) irrumpieron en el recinto donde se llevaba a cabo la evaluación docente en Acapulco y retrasó su aplicación, el secretario de Educación federal Aurelio Nuño aseguró que aquellos que boicotearon el evento serían sancionados.

"Aquellos que intentaron sabotear la evaluación serán sujetos a procesos administrativos y penales. #ReformaEducativa #EvaluaciónDelDesempeño", publicó en su perfil de Twitter Aurelio Nuño.

La mañana del jueves 3 de diciembre, un grupo de aproximadamente 70 maestros disidentes irrumpieron en el recinto donde unos 2 mil 500 mentores estaban haciendo la evaluación. Durante el boicot, los maestros de la CNTE desconectaron máquinas y protagonizaron un enfrentamiento con policías que resguardaban el recinto.

Tras el enfrentamiento, unos mil maestros que hacían la evaluación se retiraron del lugar, por lo que la SEP informó que sus evaluaciones serían reagendadas para el 11 de diciembre.

La Coordinación del Servicio Profesional Docente de la Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció que tras el boicot del 3 de diciembre durante la evaluación en Guerrero fueron separados del cargo cinco maestros de educación física por haber incumplido con la evaluación al desempeño y haber obstaculizado la impartición de la misma.

Según las autoridades educativas, las sanciones contra los profesores que no realicen la evaluación están estipuladas en los artículos 69 y 74 de la Ley de Servicio Profesional Docente.

"Darán lugar a la terminación de los efectos del nombramiento sin responsabilidad para la autoridad educativa o el organismo descentralizado sin necesidad de que exista resolución previa del tribunal federal de conciliación y arbitraje con sus equivalentes en las entidades federativas, que son las juntas de Conciliación y Arbitraje", establece la ley.

El titular de la coordinación de Servicio Profesional Docente de la SEP, Ramiro López Retana, explicó que se decidió que los cinco profesores fueran dados de baja tras haber sido los únicos plenamente identificados por personal de la Secretaría de Educación Pública de Guerrero y agentes de seguridad que se encontraban en el lugar al momento del boicot.

A raíz del mismo incidente del 3 de diciembre, también se anunció que a 870 maestros de Guerrero se les descontará los días correspondientes por no haberse presentado ni a la evaluación ni a sus lugares de trabajo.

"Los 870 (maestros con descuentos) incurrieron a una inasistencia, por no acudir a prestar sus servicios no tienen derecho al salario (...) Ello por estar con esta actitud fuera de la instalación, en las manifestaciones, es que se determina (el descuento)", dijo en entrevista López Retana, quien aseguró que en enero, cuando se lleve a cabo el reporte nacional de la evaluación Docente, podrían presentarse más casos de maestros cesados o con sanciones administrativas.

El funcionario explicó que las sanciones penales de los cinco docentes que fueron dados de baja sería determinada por el Ministerio Público correspondiente y que es facultad de la Secretaría de Educación de Guerrero notificar a los maestros de la baja del sistema educativo.

El secretario de Educación cumplió su promesa de que se ejercerían sanciones administrativas contra las personas que intentaron sabotear la evaluación en Guerrero, pero aún falta un segundo examen, el 11 de diciembre, de los docentes que fueron reagendados por el boicot.