Mejoramos la calidad de vida de los oaxaqueños: Cué

Ciudad de México

"Los resultados de este esfuerzo compartido (de la Secretaría de Desarrollo Social y el Gobierno de Oaxaca), desplegado en los últimos 5 años, nos han permitido mejorar los indicadores básicos de vida de la población", dijo el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, durante una reunión en la Conferencia Nacional de Gobernadores el 29 de febrero de 2016.

Las condiciones de vida de los oaxaqueños más pobres mejoraron, como dijo el gobernador Gabino Cué, pero eso no se tradujo en que haya más población que vive en mejores condiciones en Oaxaca: hay menos pobres extremos, pero más población pobre que cuando llegó el gobernador, en 2010.

La clave para entender cómo creció la pobreza en Oaxaca es saber cómo se mide. El Coneval divide a la población pobre en dos: los pobres extremos, quienes tienen un ingreso tan bajo que no les alcanza para comprar la canasta básica y que tienen al menos 3 de 6 carencias sociales, y los pobres moderados, quienes no tienen los recursos suficientes para comprar bienes y servicios y tienen hasta 2 de las 6 carencias sociales.

Cuando una persona tiene menos carencias sociales pasa de pobre extremo (al menos 3 carencias sociales) a pobre moderado (hasta 2 carencias sociales).

De 2010, cuando llegó Cué al gobierno de Oaxaca, a 2014 hubo 3 mil 200 pobres extremos menos, pero 69 mil 700 pobres moderados más, según el Coneval. En total, hay 66 mil 400 nuevos pobres en el estado.

La reducción de la población en pobreza extrema y el aumento en los pobres moderados puede explicarse porque de los seis indicadores de carencias sociales, Oaxaca mejoró en tres y empeoró en tres.

Para saber las carencias de la población, el Coneval estableció seis indicadores: rezago educativo, que mide cuántos habitantes no estudian o tienen un nivel educativo menor a la secundaria; acceso a los servicios de salud, cuántos no cuentan con servicios médicos; acceso a la seguridad social, quiénes no tienen prestaciones laborales, seguridad social, ni jubilación o pensión;calidad y espacios en la vivienda, cuántos tienen casa con piso de tierra, techo de lámina o cartón, los muros son de deshechos o viven más de 2 personas por cuarto; acceso a los servicios básicos en la vivienda, no cuenta con agua entubada propia, ni drenaje, ni energía eléctrica o usa leña o carbón para cocinar y acceso a la alimentación, padece hambre o no tiene una alimentación sana y nutritiva.

De 2010 a 2014, un millón 108 mil oaxaqueños mejoraron en tres carencias sociales: 77 mil 100 en rezago social, 697 mil 600 en servicios de salud y 333 mil 300 en calidad de vivienda.

Pero en ese mismo periodo, 455 mil 900 oaxaqueños empeoraron en tres carencias sociales: 30 mil 200 por acceso a seguridad social, 230 mil por acceso a servicios de vivienda y 195 mil 700 por acceso a alimentación.

¿Cómo viven los oaxaqueños?

En otra medición, la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, Oaxaca está en los últimos lugares entre las 32 entidades del país en educación, salud, prestaciones laborales y vivienda.

Oaxaca es uno de los estados con los peores indicadores de escolaridad del país: el promedio de años que los oaxaqueños han pasado estudiando es el segundo más bajo de todo México con 7.5 años, solo superado por Chiapas con 7.2 años; además es la entidad con la tercera tasa más alta de analfabetismo (13.3), solo abajo de Chiapas (14.8) y Guerrero (13.6).

En salud, Oaxaca es el octavo estado con menos población afiliada a servicios de salud, abajo de Jalisco y Quintana Roo. El estado con el menor porcentaje de población con servicios de salud es Michoacán.

Aunque Oaxaca está en décimo lugar entre los estados con el mayor número de viviendas particulares, éstas tienen una calidad mala de servicios: es el segundo estado con menos casas con refrigerador e internet, y el que tiene el mayor porcentaje de viviendas en que los ocupantes queman o entierran la basura.

En cuando a empleo, Oaxaca es el penúltimo estado con personas asalariadas que reciben prestaciones como aguinaldo, vacaciones con goce de sueldo, servicio médico, reparto de utilidades y crédito para una vivienda.

Es cierto que algunos oaxaqueños mejoraron su condición de vida durante el gobierno de Gabino Cué, pero el estado sigue estando entre los peores lugares de pobreza, población con hambre y con mala calidad de viviendas.