¿Gabino Cué quiere o no evaluación a maestros?

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo y se desdijo respecto a la evaluación educativa que cada año la SEP debe implementar.
El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo y se desdijo respecto a la evaluación educativa que cada año la SEP debe implementar. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo y se desdijo respecto a la evaluación educativa que cada año la SEP debe implementar y que desde 2013, con la aprobación de la reforma educativa, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa coordina y ejecuta. El magisterio de Oaxaca, al igual que en Chiapas y Michoacán, sigue resistiendo la aplicación de la evaluación docente.

Desde su llegada al gobierno de Oaxaca, Gabino hizo un llamado a los profesores disidentes para juntos elevar y mejorar el nivel educativo estatal. En su primer discurso como mandatario, ofreció un nuevo trato a los maestros y los llamó a no hacer más paros para evitar perder clases.

En los primeros dos años de la gestión de Cué, la aplicación de la Evaluación Universal y de la Prueba Enlace no se pudo llevar a cabo debido a presiones de la Sección 22. Desde entonces Cué justificó que los maestros mostraran resistencia a realizar la evaluación.

El 22 de mayo de 2012, Cué le notificó a la SEP que no existían las condiciones propicias en su estado para realizar la evaluación educativa.

"El Gobierno de Oaxaca, a través del IEEPO, ha comunicado a la SEP, mediante oficio CGPE/DPE/DE/092/2012 de fecha 16 de abril del 2012, que en Oaxaca no existen las condiciones necesarias para la aplicación de la Alianza por la Calidad Educativa, ni para llevar a cabo la Evaluación Universal", se lee en el documento que el ejecutivo estatal envió en su momento a la SEP.

Un año después, en marzo de 2013, el gobierno estatal en conjunto con la dirigencia sindical de la Sección 22 perfiló un acuerdo: el Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca. Meses más tarde, en agosto, se convertiría en una iniciativa de ley para reformar la Constitución estatal y se pudiera "brincar" la evaluación federal con una nueva modalidad sin rendirle cuentas al Instituto Nacional de Evaluación Educativa o la SEP federal.

"El Gobierno de Oaxaca y el magisterio de la entidad buscan contribuir al fortalecimiento de la educación pública del País, al recuperar la esencia del Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca y de esta manera reconocer la naturaleza multicultural, los retos académicos y los requerimientos de profesionalización docente de la región sur-sureste de México, sin menoscabo de garantizar la lucha histórica, así como las conquistas laborales y sindicales del magisterio", indicó el Gobierno del Estado en un comunicado emitido el 26 de marzo del 2013.

Un par de semanas después, el 2 de abril del 2013, Gabino aseguró que su Gobierno sí buscó que los maestros fueran evaluados, pero con una prueba a modo.

"¿Qué queremos? Sí estamos a favor de la evaluación, pero bajo normas tropicalizadas que reconozcan el entorno en el cual se desarrollan las niñas, los niños y los maestros, y los estados del sureste del País, no es que no quieran evaluarse", aseguró el Gobernador en una reunión en San Lázaro con diputados oaxaqueños.

Ante la presión que la CNTE ejerció durante el verano del 2013 en la Ciudad de México con el plantón de maestros en el zócalo, Gabino Cué cambió de parecer y dijo que era necesaria la evaluación a los maestros.

"Nosotros insistiremos en que todos debemos de cumplir con la ley, es muy clara en algunos temas, de los que nadie puede estar exento", dijo el 13 de septiembre tras una reunión con líderes magisteriales y autoridades de la Secretaría de Gobernación en el DF, días antes del desalojo de maestros en el Zócalo.

En agosto del 2014, el gobierno de Cué propuso una nueva ley educativa estatal, basada en el Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca redactado por la Sección 22 en el que se proponía reemplazar la Evaluación Educativa federal por una prueba colectiva oral, que sería diseñada y calificada por líderes de la Sección 22 y miembros del IEEPO.

En febrero de 2015 el INEE criticó que el gobierno de Gabino Cué haya permitido 3 procesos de escalafón magisterial sin un examen de oposición como lo marca la Constitución después de la reforma educativa. Dos semanas después de la crítica, el gobierno oaxaqueño anuló los procesos y anunció que acataría los reglamentos federales contemplados en el artículo tercero constitucional para realizar ascensos en el escalafón.

"Si hay actores que han tomado iniciativas por la forma en la cual está estructurado el IEEPO, que no es de ahora sino de 1992, donde hay miembros de la sección 22 que también forman parte de la estructura y toman esas iniciativas, pues, bueno, ellos no tienen la última palabra. Hay un director que tiene que responder (a los movimientos de escalafón)", dijo Cué en ese entonces.

Durante el proceso electoral previo a las elecciones del 7 de junio de este año, la SEP anunció la suspensión de la evaluación docente en todo el país. Días después, la dependencia anunció que se retomaría la evaluación una semana después de las elecciones. Para evitar señalamientos de la federación, Cué aseguró que, como en otros años, en su estado no existían las condiciones necesarias para llevar a cabo la prueba docente del INEE.