De la risa al taco: Fox sobre Donald Trump

Vicente Fox habló en entrevista con Carlos Zúñiga en MILENIO Televisión.
El ex presidente Vicente Fox. (Especial)

Ciudad de México

En junio del 2015, cuando Donald Trump anunció su intención de ser precandidato por el Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, la noticia pareció ridícula y no fue tomada muy en serio.

Mientras la precandidatura de Trump creció en popularidad en Estados Unidos, en México varias voces desestimaron la posibilidad y criticaron el hecho. De entre todas esas voces, la del ex presidente Vicente Fox fue en un primer momento de las más burlonas.

Al paso del tiempo, el ex presidente mexicano ofendió a Trump y hasta lo comparó con Hitler. Pero después se disculpó con él y esta semana, hasta lo invitó a comer a su rancho en Guanajuato.

El 9 de julio de 2015, en una caminata por calles de Los Ángeles, un reportero del portal de espectáculos TMZ le preguntó a Fox qué opinaba de la postulación del empresario neoyorquino.

"Sólo me hace reír. Se ha portado como un tonto. No sé cómo hizo tanto dinero, no se lo merece. En castigo, tiene que donar todo ese dinero para resolver el problema de la migración", dijo el ex presidente de México a TMZ.

En febrero de este año, Vicente Fox volvió a reaccionar a la declaración de Trump que aseguraba que México tendrá que pagar el muro fronterizo que intenta construir para detener la migración hacia Estados Unidos.

"No voy a pagar por ese pinche muro. Él debería pagarlo. Él tiene dinero", dijo Fox durante una entrevista que el periodista Jorge Ramos le hizo para Univisión el 25 de febrero.

"La democracia no nos puede traer a gente loca que no sabe lo que pasa en el mundo hoy (...) Es un fanfarrón, presumido, ignorante que no tiene ni idea de lo que es sentarse en la silla de la Presidencia de los Estados Unidos. Es un lugar de alto respeto. Seguir a un falso profeta como Donald Trump, seguirlo al desierto sin saber a dónde lleva a esta nación es peligrosísimo", agregó el ex mandatario en esa entrevista.

En marzo de 2016, Fox endureció las declaraciones contra Trump al compararlo con un dictador.

"Un bocón y hablador como Trump puede llegar hasta provocar una guerra. Esa amenaza que dijo 'si a mí no me dejan ser candidato republicano va a haber movilizaciones violentas en Estados Unidos' ¿Ucha! eso es una amenaza a Estados Unidos, al gobierno y a todo mundo (...) ese es Hitler, ese es Hugo Chávez. ojo con estos embriones de dictadores, hay que observar su lenguaje, sus gestos, su copete, su cara cuando habla con ira, con enojo.

"No puede ser, este no es un ser humano: no tiene corazón, no tiene compasión, no tiene amor... no entiende lo que es el mundo. El mundo lo hizo Dios para todos, no solo para ellos. Esto no lo entiende una mente tan chiquita, tan negada, de la que todos nos tenemos que cuidar", dijo Fox en entrevista a la BBC el 29 de marzo de 2016.

Apenas un mes después, cuando Trump se convirtió en el único precandidato republicano durante la contienda interna del partido, todas esas descalificaciones las cambió por una disculpa.

"Sí, soy lo suficientemente humilde como un líder debe ser, un líder compasivo. Si te he ofendido, lo siento", dijo el 4 de mayo en una entrevista con la cadena estadunidense Breitbart News.

Un día después, Fox hasta invitó a Trump a comer tacos a su rancho en Guanajuato.

"Haría cualquier cosa para ver si (Trump) entiende, para que se quite la venda de sus ojos. Lo llamé reiteradamente todo el día. Ojalá se anime a ir a San Cristobal (su rancho en Guanajuato). Ahí cocinamos con el presidente George W. Bush, con los senadores (Ted) Kennedy y (John) McCain ese proyecto de reforma (migratoria) que está en el Congreso. Esa es la solución, no el muro. Pero este hombre no se da cuenta", dijo el 5 de mayo al periodista León Krauze en una entrevista de radio realizada en Los Ángeles.

Primero fue la risa; luego fue la descalificación; pasó por la ofensa, mutó en una disculpa y al final hasta lo invitó a su rancho a comer "verdaderos tacos": así es como Vicente Fox cambió el tono y el discurso.