Borge prometió reducir gasto en Quintana Roo

Ciudad de México

Al llegar a la gubernatura de Quintana Roo a principios de 2011, Roberto Borge prometió que recortaría el gasto de la operación del Poder Ejecutivo y con lo ahorrado se construiría obra pública en el Estado.

"En estos momentos instruyo al Secretario de Hacienda para que aplique, de inmediato, un amplio y estricto programa de austeridad que reduzca el gasto corriente del Gobierno", dijo Borge en su primera intervención como gobernador en sesión solemne del Congreso del estado el 5 de abril de 2011.

Pero en lugar de hacer recortes y ahorros, el gobernador incrementó la deuda estatal, así como el gasto en sueldos y servicios personales de la administración estatal: cuando Borge llegó a gobernar Quintana Roo recibió las finanzas estatales con una deuda de 10 mil 37 millones de pesos, pero en el último año de su mandato, la deuda estatal superó los 22 mil 500 millones: la deuda creció 125 por ciento, según datos de la Secretaría de Hacienda federal.

Aunque la deuda se duplicó, el presupuesto no tuvo la misma suerte pues en 2011 se destinaron 15 mil 557 millones de pesos y para 2016 la cifra quedó en 24 mil 485 millones de pesos: el incremento fue de 57 por ciento.

De 2011 a 2014 (año con los datos más recientes disponibles en el INEGI), el gasto en servicios personales del estado de Quintana Roo pasó de mil 761 millones de pesos a mil 912 millones: el gobierno de Borge incrementó en cuatro años 151 millones en gasto para sueldos.

En el rubro “Bienes muebles, inmuebles e intangibles”, según INEGI, creció el gasto 25 por ciento, pues en 2011 se invirtieron 161 millones 485 mil pesos y para 2014 creció la cifra a 202 millones 135 mil pesos.

El gobernador saliente de Quintana Roo no cumplió la promesa de reducir el gasto, al contrario, duplicó la deuda estatal e incrementó el gasto en sueldos de las secretarías que dependen directamente del ejecutivo estatal.