¿Aurelio Nuño quiere o no diálogo con la CNTE?

El titular de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño, en conferencia de prensa.
El titular de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño, en conferencia de prensa. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Desde que fue nombrado secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño machacó una y otra vez que no se sentaría a dialogar con los maestros disidentes de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores la Educación (CNTE), quienes tienen  como principal exigencia la abolición de la reforma educativa.

Nuño llegó a despachar a la SEP a finales de agosto de 2015, y desde entonces rechazó sistemáticamente que los maestros de la CNTE pudieran tener acceso a autoridades federales a través de mesas de diálogo para revisar la reforma educativa.

"No vamos a dialogar bajo presión y cuando se está violando la ley (...) "Si están haciendo una marcha y dejando a niños sin clases, que es el derecho más importante y fundamental, para exigir diálogo, esa no es la manera", así respondió el 12 de octubre del año pasado Nuño a las demandas de la CNTE para entablar una mesa de diálogo en su primer mes como secretario de Educación.

En diciembre de ese año volvió a negar que se pudiera sentar con los líderes de la CNTE para discutir la reforma, a petición expresa de los maestros disidentes.

"El diálogo no puede ser para ver cómo no cumplir con la reforma, el diálogo no puede ser para ver cómo se viola la ley, el diálogo no puede ser buscando únicamente un show político (...) a esos diálogos no nos vamos a prestar ni a contestar siquiera", respondió el 14 de diciembre luego de que la CNTE lo llamara a dialogar en las escalinatas del Auditorio Nacional.

En 2016 las demandas de los miembros de la CNTE se fueron radicalizando hasta que el 15 de mayo las movilizaciones y protestas llegaron a la Ciudad de México: maestros de Oaxaca, Chiapas y Michoacán realizaron varias marchas que culminaron en un plantón a pocas cuadras de la Secretaría de Gobernación con la misma consigna de echar abajo la reforma educativa.

Un día después de las movilizaciones de la CNTE en Ciudad de México, Chiapas y Oaxaca, el secretario de Educación fexibilizó su postura ante el posible diálogo, pues consideró que sí atendería el llamado siempre y cuando la CNTE reconociera la reforma educativa.

“Ese diálogo tiene que ser sobre cómo implementar la reforma educativa; es decir, tiene que haber un reconocimiento de la realidad, que es el reconocimiento de esta reforma (...) mientras el planteamiento sea intentar echar abajo la reforma o buscar mecanismos para darle vuelta a la ley y no cumplir con ella, no puede haber diálogo.

"Ése es un diálogo que no tiene sentido; así es que mientras su petición de diálogo  como hasta ahora ha sido, sea para buscar la derogación de la Reforma Educativa o para buscar que hagamos algún tipo de excepción (...) mientras ésos sean los planteamientos que son los que hay hasta ahorita por parte de los líderes de la Coordinadora, no tiene ningún sentido ir a ese diálogo”, dijo Nuño el 16 de mayo.

Los maestros de Oaxaca y Chiapas endurecieron las protestas e instalaron plantones y bloqueos en algunas de las carreteras de esos estados para hacer presión para que atendieran su demanda de diálogo. Pero el gobierno federal -a través de la Secretaría de Gobernación- no atendió a los maestros… no hasta después del desalojo el domingo 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca, en donde policías federales replegaron un bloqueo en el que se enfrentaron con los inconformes, en el que resultaron muertos ocho manifestantes por heridas de arma de fuego y más de 100 heridos.

Dos días después del enfrentamiento de Nochixtlán, Nuño dijo que la reforma educativa no tenía marcha atrás, a pesar que la Secretaría de Gobernación anunciara que iniciaría el diálogo con los maestros de la CNTE.

"El diálogo que se tendrá mañana y el cual celebramos, tiene como fin tener un primer acercamiento y distender las condiciones que existen hoy en Oaxaca, y es un diálogo de corte político, no será un diálogo educativo, no se abordarán temas en materia de educación", dijo Nuño el 21 de junio.

Pero dos  días después, el secretario de Educación Pública federal ofreció su apoyo para encontrar solución al conflicto con la CNTE.

"Desde nuestras atribuciones vamos a coadyuvar en todo lo que sea necesario para que este primer paso pueda continuar y se pueda encontrar una salida a este conflicto (...) es una buena noticia que se haya podido entablar este primer diálogo y se haya logrado este acercamiento entre ambas partes. Además da una ruta que nos pueda llevar a que este conflicto se solucione", dijo Nuño el 23 de junio.

Autoridades de la Secretaría de Gobernación acordaron llevar a cabo tres mesas de diálogo para distender el conflicto magisterial: la primera fue una mesa política celebrada la segunda semana de julio; la segunda mesa abordará temas educativos y a la que el mismo secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, adelantó que Nuño asistiría y se celebra este martes. La tercera mesa acordada abordará temáticas sociales y se realizará el 22 de julio de este año.

A finales de 2015, Aurelio Nuño descartó que pudiera siquiera reunirse con los maestros de la CNTE. Seis meses después, el Secretario de Educación Pública anunció que asistiría a una mesa de diálogo en Segob con los maestros disidentes para “revisar” mejoras a la educación.