Con Peña, gasolinas aumentaron el doble de lo que salario mínimo: AMLO

Ciudad de México

“En lo que va del gobierno de Peña, la gasolina ha aumentado el 26 por ciento, de 10.80 (pesos) el litro a 13.40, mientras el salario mínimo no ha aumentado en este periodo ni el 10 por ciento, es decir, la gasolina ha aumentado al doble, un poco más del doble de lo que ha aumentado el salario mínimo”, criticó Andrés Manuel López Obrador en un video que publicó este viernes 1 de julio, el mismo día que se realizó un ajuste a los precios de las gasolinas magna, premium y al diesel.

Aunque uno de los tres mandatos de los miembros del partido Morena es no mentir, esta vez López Obrador falló a su filosofía, pues los números que aseguró en el video no cuadran con la realidad.

El tabasqueño sí atinó en el porcentaje de aumento al precio de gasolina de cuando empezó Enrique Peña Nieto su mandato hasta hoy: un litro de gasolina magna el 1 de diciembre del 2012 costaba 10.81 pesos; después del ajuste de 24 centavos que entró en vigor este viernes 1 de julio, un litro de la misma gasolina cuesta 13.40 pesos. El precio de la gasolina magna creció 23.9 por ciento, 2.1 puntos menos que lo que AMLO aseguró.

Lo que no es verdad que el salario mínimo ha aumentado menos de 10 por ciento en el mismo periodo. El reporte de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social vigente en diciembre de 2012 establece que un salario mínimo en el Área Geográfica A equivalía a 62.33 pesos; y uno en el Área Geográfica B de 59.08 pesos. Para el 2016, el salario mínimo ya es único en todo el país y es de 73.04 pesos. El aumento de la Zona A en lo que va del sexenio de Peña Nieto es de 17 por ciento, y para la zona B es de 23.6 por ciento.

Para que fuera cierto lo que declaró López Obrador acerca del salario, este tendría que ser de entre 65 y 68.5 pesos, y el actual es de 73.04.

¿De dónde viene el aumento?

En el video, López Obrador también asegura que el gobierno federal rompió la promesa de no aumentar los precios de los hidrocarburos.

Y en efecto: uno de los argumentos del gobierno federal para promover la Reforma Energética era que en 2015 terminarían los aumentos al precio de las gasolinas que mes con mes hacía Pemex. Incluso, se prometió que en 2016 los precios de estos combustibles disminuiría.

“Como parte de los beneficios que la economía de nuestro país experimenta a partir de la Reforma Energética, se detuvo el aumento mensual a los combustibles. Ello como una de las siete acciones que el Presidente Enrique Peña Nieto anunció a inicios de 2015 para mejorar la economía de las familias mexicanas. Por otro lado, en el mes de enero 2016 los precios de las gasolinas y el diésel disminuirán por primera vez en la historia reciente del país”, aseguró la Presidencia de la República a través de una publicación en su blog, fechada el 2 de enero de 2016.

Pero la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ya había avisado a finales del 2015 que podría presentarse durante este año un aumento al precio de las gasolinas, cuando legisladores de oposición que revisaban la Miscelánea Fiscal para 2016 criticaron que los precios de los hidrocarburos podrían subir hasta 18 por ciento en este año.

“En materia de gasolinas y diésel, las modificaciones permiten garantizar una transición ordenada hacia un mercado liberalizado en 2018. Durante 2016 y 2017, sus precios se determinarán mediante una fórmula que refleje los precios de sus referencias internacionales. Asimismo, el impuesto existente se reformula, pasando de un impuesto variable a un monto fijo que permitirá que las reducciones en los precios internacionales se traduzcan en menores precios a los consumidores. Para garantizar que la liberación no resulte en variaciones abruptas en los precios, se establece que los precios se moverán dentro de una banda que, para 2016, acota a que los precios puedan bajar o subir en un monto equivalente a la inflación esperada, lo que garantiza que los precios no se incrementarán en términos reales”, detalló en un comunicado Hacienda el 29 de octubre de 2015, desmintiendo que el aumento pudiera llegar a ser abrupto.

El estimado de inflación para este año, según la Secretaría de Hacienda, es de máximo 3 por ciento; para que el aumento del precio de un litro de gasolina magna esté fuera del rango previsto tendría que llegar a costar 13.56 pesos.  Aunque el gobierno prometió la posibilidad de que bajarían los precios este año, el aumento de este viernes está contemplado dentro de los planeado, según la Secretaría de Hacienda.