Consignan a segundo al mando de Los Zetas

Eleazar Medina Rojas, 'El Chelelo', fue ingresado en el Centro Federal de Readaptación Social número nueve en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Ciudad de México

La Procuraduría General de la República (PGR) consignó a Eleazar Medina Rojas, 'El Chelelo', identificado como número dos en el liderazgo del cártel de Los Zetas, detenido el martes por la Armada de México en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En un comunicado, informó que ejerció acción penal contra el presunto narcotraficante por los delitos de portación agravada de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Fuerza Aérea y Marina, además de posesión de heroína, cocaína y mariguana con fines de comercio.

El Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría Especializada de Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO) también fincó los mismos cargos a tres presuntos cómplices capturados junto con Medina Rojas.

Los cuatro indiciados fueron ingresados en el Centro Federal de Readaptación Social número nueve en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Quedaron a disposición del Juez Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el estado de Tamaulipas, que calificó de legal la detención y radicó la causa penal.

El 26 de enero de 2016, elementos de la Secretaría de Marina realizaban un recorrido en la colonia Madero, en Nuevo Laredo, cuando localizaron una camioneta en la que circulaban los sospechosos.

Durante una revisión se les encontraron una pistola calibre 38; cuatro armas de fuego largas (tres tipo AK-47, calibre 7.62 x 39 mm., y una tipo AR-15, calibre 5.56 mm).

Además de un paquete de heroína con un peso de 992.6 gramos; 71 dosis de cocaína con un peso de 23.3 gramos; diez dosis de la misma droga con un peso de 2.0 gramos; y mariguana.

Funcionarios del gabinete de seguridad nacional dijeron que con la captura de 'El Chelelo', la Armada de México asestó un fuerte golpe al cártel de Los Zetas, considerado como el más violento en el país.

En 2007 el Ejército detuvo al presunto delincuente, quien obtuvo su libertad en 2015 y regresó a formar parte de la cúpula criminal tras las capturas de los hermanos Miguel Ángel y Omar Treviño Morales, ex líderes máximos.