Registra Pánuco alza en casos de violencia intrafamiliar

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) reconoce un alza en casos de violencia en el seno de la familia, consecuencia del machismo y dependencia económica.
La Procuraduría de la Defensa de la Mujer ha ofrecido talleres en comunidades rurales para eliminar la violencia de género.
El retiro de las denuncias evita tener un registro (Milenio Digital/Archivo)

Pánuco

En el poblado de Pánuco se registra un incremento en casos de violencia intrafamiliar, considerados como alarmantes. Las instituciones reconocen que, desafortunadamente es parte de una idiosincrasia machista ya que el control que se llega a ejercer sobre las mujeres tiene que ver con la dependencia económica de las mismas al respecto de sus parejas, quienes ejercen un dominio sobre las mujeres y sus hijos.

El registro de los casos es llevado por la Coordinación Regional de la Oficina Estatal de los Derechos Humanos en el estado de Veracruz, por su parte las instancias policiacas lo tipifican como alarmante, ya que de dos a tres detenciones se registran diariamente aunado a los casos que no se denuncian. De esta manera la mayoría de los casos quedan en la impunidad debido a la dependencia económica que las víctimas, principalmente amas de casa, tienen de sus victimarios, principalmente padres de familia.La titular de la CEDH para el norte de Veracruz, Kira Olivares Torres, comenta que se han dado casos en donde existe una agresión, reconociendo que en este tipo de situaciones, las mujeres son agredidas y sin embargo, más tarde, son ellas mismas quienes retiran las quejas o incluso pagan las multas que se imponen a manera de sanción administrativa, con lo que el delito queda completamente impune, dándose casos de reincidencia que no se pueden documentar puesto que Olivares Torres indica que, a fin de contrarrestar este tipo de incidencias se realizan talleres y pláticas dirigidas a mujeres víctimas de este tipo de delitos, con el propósito que no permitan este tipo de impunidad y que denuncien formalmente a quien las agrede.

Es necesario destacar, que hace algunas semanas, la ex agente municipal del poblado Moralillo, María de la Cruz Jiménez, que desafortunadamente no existen mecanismos que protejan a estas mujeres y sus hijos, no hay albergues ni estancias que puedan darles refugio y tienen que regresar a su domicilio, en donde literalmente está su enemigo, su amenaza constante y frecuente que es su pareja agresiva.