Renuncia secretario de seguridad de Chilpancingo

La dimisión de Constantino González Vargas ocurrió horas después de que el comandante David Urquizo fue asesinado, tres agresores murieron y otros 11 fueron detenidos.
Constantino González Vargas tomó protesta el año pasado como encargado de despacho de la secretaria de seguridad pública municipal.
Constantino González Vargas tomó protesta el año pasado como encargado de despacho de la secretaria de seguridad pública municipal. (Cuartoscuro / Archivo)

Guerrero

A pocas horas de los enfrentamientos que dejaron el saldo de cuatro muertos, tres heridos y por lo menos 11 personas detenidas, el mayor Constantino González Vargas renunció a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Chilpancingo.

La dimisión se registró la noche del jueves 30 de julio, aunque el alcalde Mario Moreno Arcos negó que haya solicitado la separación del militar a partir de los hechos de violencia que marcaron la jornada del jueves 30 de julio.

Más bien, indicó que se trata de un proceso que va encaminado a dejar una ciudad tranquila, ya que se está en el tramo final del periodo constitucional para el que fue electo.

Reconoció que antes de los ataques en que fue asesinado el comandante de la Policía Ministerial del Estado (PME), David Urquizo Molina, hubo otros hechos de violencia, como el asesinato de una joven en el barrio de San Mateo, la que tras ser víctima de robo y violación recibió más de 60 puñaladas.

"De ninguna manera se trata de una situación caprichosa", indicó el alcalde Moreno Arcos al confirmar que decidió aceptó la dimisión de González Vargas.

Dijo que ya dialogó sobre el tema con el gobernador Rogelio Ortega Martínez, quien de acuerdo a la ley, debe hacer una propuesta que será sancionada por el cabildo para cubrir el espacio, que hasta el momento permanece acéfalo.

La propuesta emitida por el gobernador será analizada para nombrar solamente un encargado de despacho, pues ya es poco el tiempo que le queda a la presente administración municipal.

El jefe de cabildo en la capital de Guerrero, dijo que de los más de 500 elementos que se necesitan para garantizar la cobertura de policías en el municipio, solamente se tienen 117, aunque hay 15 que ya están listos para incorporarse al trabajo en campo, pues acreditaron positivamente su proceso de certificación.

Reiteró que su apuesta principal es consolidar el esquema del mando único, ya que solo con la coordinación entre la federación, estado y municipio se podrá garantizar la tranquilidad para la población.

Agradeció el respaldo que el mayor González Vargas le otorgó durante casi un año que permaneció al frente de la policía municipal, ya que logró sacarla adelante en medio de una fuerte crisis generada por la inseguridad.