• Regístrate
Estás leyendo: Repetitivas, recomendaciones de Grupos de Trabajo para AVG
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 15:55 Hoy

Repetitivas, recomendaciones de Grupos de Trabajo para AVG

Cimacnoticias: Periodismo con perspectiva de género

Aunque fue diseñada como un mecanismo de emergencia, la alerta de género no ha podido cumplir su esencia.
Publicidad
Publicidad

La Alerta de Violencia de Género (AVG) se creó para que los gobiernos que no lograron prevenir la violencia feminicida implementaran acciones en territorios determinados para enfrentar y erradicar una situación alarmante. Es la última medida cuando no están funcionando las políticas de prevención como las órdenes de protección o los refugios para víctimas y sus hijas e hijos, describe la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

A propósito del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, Cimacnoticias revisó los 30 procesos de AVG desarrollados en 28 entidades del país y encontró que las medidas de prevención, sanción y erradicación de la violencia no son de emergencia y son idénticas en cada municipio o estado a pesar de las especificidades de cada localidad.

Por ejemplo, el Grupo de Trabajo que en 2015 atendió la AVG en Quintana Roo encontró “índices considerables de violencia” en el este y noreste de la ciudad de Cancún y como medida sugirió restringir la venta de bebidas alcohólicas en dichas zonas pero esto no se incluyó en la declaratoria de AVG, en 2017, por la Secretaría de Gobernación (Segob).

El documento final repite muchas de las medidas que aparecen en las AVG de otros estados, como publicar la declaratoria, recuperar espacios públicos y crear agrupaciones de seguridad pública.

Estas deficiencias fueron confirmadas por expertas involucradas en los procesos. La coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), María de la Luz Estrada, observó que las agrupaciones solicitantes piden intervenciones de las autoridades en problemáticas y territorios específicos, pero las medidas que determinan los Grupos de Trabajo son de carácter general y se convierten en “un copia y pega” en cada informe de AVG.

En varios casos las personas expertas hacen un análisis de la situación denunciada por las agrupaciones y recomiendan medidas específicas, pero la Segob emite la AVG con medidas generales.

Gobernación, por medio de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), emitió 17 declaratorias con las mismas recomendaciones: capacitar a servidoras y servidores públicos, fortalecer el Banco de Datos sobre violencia de género, fomentar una cultura de no violencia en el sector educativo y hacer campañas de comunicación.

Revisar casos archivados, fortalecer la fiscalía o crear unidades especializadas en investigación del feminicidio, crear y monitorear protocolos de investigación y atención a víctimas, sancionar a servidoras y servidores públicos por actos de omisión y reparar el daño a las víctimas, son otras.

En Puebla, cuando en 2017 el OCNF solicitó por segunda vez la AVG por la desaparición de mujeres, las recomendaciones solo tuvieron una medida acorde a la problemática: crear el Protocolo Alba, especializado en la localización de mujeres y niñas.

Aunque no desacredita las alertas, la directora de Equifonía y peticionaria de dos AVG en Veracruz, Araceli González Saavedra, advirtió que perdieron la esencia de emergencia y que los expertos no siempre tienen la suficiente capacidad para hacer recomendaciones precisas, acordes al contexto y con indicadores de seguimiento.

Para Luz Estrada, las medidas que realmente atienden situaciones de gravedad son revisar los expedientes de feminicidio, volver a indagar los calificados como homicidio, formar policías expertas en género, crear mesas de trabajo con las víctimas o hacer modificaciones a los marcos legales. El alumbrado y patrullajes son necesarios, pero no resolverán la situación, afirmó.

Las expertas en violencia de género coinciden en que lo que falta es un análisis profundo de las AVG y sus efectos, porque si bien la Conavim se encarga de declarar las alertas y darles seguimiento, en los hechos no revisa que las acciones se implementen y no hay metodologías de evaluación de impacto.

Como en el Estado de México, donde hace tres años se activó la AVG pero no tiene un dictamen que indique qué hizo el gobierno, qué pasó, por qué no se obtuvo un resultado favorable y sigue el feminicidio. En contraste, este año se pidió otra AVG para la entidad por desapariciones de niñas y mujeres.

Con información de: Hazel Zamora Mendieta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.