Denuncia violación y termina presa

Yakiri Rubí fue plagiada por dos sujetos. Uno de ellos intentó matarla tras violarla; ella forcejeó y terminó por provocarle la muerte. Hoy autoridades la acusan por homicidio.

Ciudad de México

Eran las 8 de la noche del 9 de diciembre cuando Yakiri Rubí Rubio Aupart, de 20 años, caminaba por la colonia Doctores para verse con su novio. Miguel Ángel Ramírez Anaya y su hermano Luis Omar a bordo de una motoneta se acercaron a ella:

- Flaquita, flaquita. Súbete, flaquita, dijo uno de ellos a Yakiri.

Uno de los hermanos se bajó de la moto y se acercó a la joven para amagarla con un cuchillo. La subió a la moto entre su cómplice que manejaba y él que sostenía el arma. La llevaron al hotel Alcázar y subieron al segundo piso, explicó José Luis Rubio, papá de Yakiri en entrevista telefónica.

Le pusieron una toalla en la boca para que no se oyeran los gritos. Encendieron un cigarro de mariguana. Ya chingaste a tu madre, le dijo uno de los hermanos a Yakiri.

"Miguel Ángel se quedó con Yakiri en un cuarto, mientras Luis Omar salió para dejarlos solos". El hombre de aproximadamente 37 años de edad, 1.80 de altura, más de 90 kilos, apodado El Bolas o El Mamertis presuntamente "torturó y abusó sexualmente" de la joven de 20, explica el papá de Yakiri en un blog en internet bajo el titulo "Liberen a mujer que defendió su vida durante una violación #JUSTICIAPARAYAKI" y que está dirigido al jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera.

"El presunto violador quería matar a mi hija con un cuchillo", dice José Luis Rubio: "Yakiri se la fue encima a Miguel Ángel. Éste la azotó en la pared. El Mamertis se irritó y se dejó caer. Los dos rodaron en el piso. Ahí, los dos lucharon: el hombre apuntaba el arma al cuerpo de la joven; ella lo tomó con sus manos. La chica de 20 años dobló sus muñecas y enterró el arma en el cuello del sujeto".

Con la cortada, Miguel Ángel se puso una bermuda. Tomó el arma que minutos antes rosó su cuello. Dejó ropa en la escena, detalló el padre de la joven. Subió a la moto y condujo a la calle de Doctor Jiménez. Él vivía cerca de la sede de la Procuraduría de Justicia capitalina.

El presunto agresor murió en su casa. Su hermano y cómplice Luis Omar sustentó esa historia en su declaración, dijo el papá de la víctima.

Yakiri corrió para abandonar el hotel, "gritando, semi-desnuda, pidiendo ayuda. Logró llegar a una nevería donde explicó que acababa de ser violada y pidió apoyo para llamar a la policía", narró el papá de la víctima.

"Al llegar la policía, explicó el ataque al que sobrevivió y realizaron un recorrido en busca del agresor y su cómplice. Localizaron a Luis Omar Rodríguez Anaya. La policía lo confrontó y el criminal acusó a la joven de haber matado a su hermano", dijo.

"El tipo aparece tasajeado, como si él hubiera sido quien suplicó. Miguel Ángel fue incinerado". No dejaron evidencia, expuso José Luis Rubio en entrevista.

Yakiri fue detenida por homicidio la misma noche y fue llevada al Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla.

Sin abogado, las autoridades le tomaron declaración tres veces. Cuando sus familiares llegaron para saber sobre la joven, dijeron que ya había caído en contradicciones. Pidieron ayuda a un familiar que es abogado civil para llevara el caso; "se la comió el Ministerio Público".

"Somos de Tepito. Somos gente trabajadora. Representamos la cultura. Mis hijas y yo estuvimos en un proyecto en lucha contra la violencia, pero la misma violencia nos ataca", lamentó José Luis Rubio.

Algunos medios de comunicación difundieron que Yakiri era amante de Miguel Ángel. Que eran novios, pero "ni siquiera eran amigos. No se tienen agregados al Facebook. No hay eso. Mi niña es una niña muy alegre, una niña que no se dejó, gracias a esa rebeldía". Hoy la acusan de homicida, solloza.

Hoy el juzgado 68 determinará la situación de Yakiri: si decide darle el auto de formal libertad o el de prisión. Familiares y amigos anunciaron que se concentrarán en las afueras de las instalaciones para exigir que las autoridades consideren el acto en defensa propia. "Que si mi hija no se hubiera defendido ahorita estaría su cuerpo en un basurero", menciona José Luis Rubio.

La versión de la PGJDF

Por su parte, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal también tiene su versión de acuerdo a la denuncia presentada en la Agencia Central de Investigación por Luis Omar.

El hermano de Miguel Ángel dijo que "se encontraba en la entrada de una Unidad Habitacional, en la calle Doctor Jiménez, cuando llegó Miguel Ángel Ramírez Anaya, a bordo de su motoneta, semidesnudo y con manchas" de sangre, según menciona la procuraduría capitalina en un comunicado.

Miguel Ángel abrazó a su hermano. Antes de morir, alcanzó a decirle que estaba en un hotel, en Doctor Liceaga, con una mujer quien vestía pantalón y chaleco, color negro y que lo había apuñalado. Luis Omar vio que su familiar tenía una cortada en el cuello. Solicitó la ayuda de una ambulancia, pero sólo llegó para certificar su fallecimiento.

Elementos de la Policía de Investigación detuvieron a Yakiri cuando corría por la calle desnuda del torso, con manchas de sangre y algunas heridas producidas por arma punzo cortante en brazos y manos.

Los agentes la revisaron, encontraron en su bolso de mano teléfonos celulares, un cúter y un cuchillo de cocina.

Luis Omar vio a Yakiri y la señaló como la persona que Miguel Ángel había descrito era quien lo había atacado.

La Policía de investigación fue al hotel para realizar pruebas periciales, y al entrar a la habitación 27, donde ocurrieron los hechos, localizaron manchas de sangre, un par de zapatos de hombre y un cuchillo, "con el que probablemente la mujer privó de la vida a Miguel Ángel Ramírez Anaya", dijo la procuraduría capitalina.

Esa noche, el Ministerio Público obtuvo pruebas periciales que acreditaban la probable responsabilidad de Yakiri en el homicidio de Miguel Ángel, por lo que procedieron a consignarla ante un juez.