Por venganza, ex militar mata a joven y hiere a otro

Las familias de dos jóvenes vallenses ya no tendrán una feliz Navidad pues mientras uno será velado este día, otro se encuentra a disposición de las autoridades.

Ciudad Valles

Éste último, acusado de su muerte, luego de los hechos ocurridos la media noche del viernes en el populoso sector de Infonavit 2.

Seguridad Pública del Estado informó que a las 00:05 horas del sábado se recibió una llamada de auxilio en el 066 donde una persona que no dio su nombre refirió que en la plaza principal de ese fraccionamiento ubicado al norte de la ciudad, frente a las canchas de básquetbol, había dos personas heridas por arma de fuego.

De inmediato agentes que integran el Mando Único Policial se trasladaron al lugar, encontrando tirados a dos jóvenes, uno identificado luego como Ricardo Jesús Ávila Rodríguez de 23 años y Miguel Ángel Rivera Valdez, de 20. El primero presentaba varias heridas por proyectil de arma, mientras que Ángel tenía una herida en el brazo derecho y éste refirió que iban caminando por las canchas cuando otro joven al que conocen como "Mario" les gritó y repentinamente sacó una pistola y les disparó, corriendo luego del lugar.

Señalaron que vestía playera azul marino, pantalón de mezclilla gris y cachucha negra.

Al sitio llegó una ambulancia de la Cruz Roja pero lamentablemente, Ricardo ya no tenía signos vitales, quedando tirado en medio de un charco de sangre y con un orificio de bala en la sien derecha.

Ángel fue trasladado al Hospital General donde quedó internado, mientras que los policías de inmediato implementaron el operativo de búsqueda por el sector, pues testigos aseguraron que se había ido a pie rumbo a la colonia Lázaro Cárdenas que se encuentra muy cerca.

No pasaron ni 40 minutos cuando lo ubicaron entre las calles Argentina y Fosforita en la colonia Lázaro Cárdenas, siendo identificado como Mario Ernesto Cabrera Gutiérrez, de 24 años de edad con domicilio en ese mismo sector y conocido como "El Nery", quien dijo haber estado en las filas de la Secretaría de la Defensa Nacional de donde se dio de baja recientemente.

Se le cuestionó de los hechos pero negó todo, así que fue llevado hasta el Hospital General donde se encontraba el joven herido y lo identificó plenamente.

No dijo donde había dejado el arma utilizada, una calibre 38 y de acuerdo a algunas versiones de testigos, una vez que había disparado, les gritó a los dos jóvenes que era "por haberse pasado con su padre", por lo que se presume cometió los hechos por un problema personal.

En el lugar de los hechos, hubo pánico entre vecinos de este conjunto habitacional pues pensaban que se trataba de algún ataque de delincuentes organizados.