Vecinos del Estadio Jalisco reportan daños

Además señalan no sentirse seguros durante los partidos y que la violencia no es nueva en la zona. 

Guadalajara

Sin nada que deber ni temer, vecinos aledaños al Estadio Jalisco son los que pagaron los platos rotos de la batalla entre barristas y policía. Basura y piedras por todos lados permanecen a metros de las puertas 3 a 5.

Aunque no reportaron daños graves a sus viviendas, los habitantes de la colonia Independencia dicen que partido a partido viven con la misma inseguridad, pues hechos de violencia en menor escala son comunes entre pseudoaficionados.

Hasta este lunes, montones de basura, palos, vidrios y piedras permanecían en la calle, siendo un trabajo mayor para quienes tienen que juntar los artefactos, como la señora Olivia, empleada doméstica de una de las casas que se encuentran en la zona. “Yo trabajo aquí, pero si hay que juntar todo el tiradero y los vidrios con los que alguien se puede cortar”, dijo.

Otra familia reportó que estando en su casa, uno de los gases lacrimógenos cayó dentro de su vivienda afectándoles los ojos y tuvieron que encerrarse posteriormente. Reclamando que su tranquilidad y seguridad no es tomada en cuenta por parte de las autoridades.

En el cruce de Iztaccihualt y Monte Carmelo lo que abundan son los bares, los cuales permanecieron cerrados y sin daños exteriores a la vista.

En esa misma calle, se encuentra el bar “Tapatío”, donde jornada a jornada los aficionados llegan a consumir bebidas alcohólicas antes de ingresar al partido y donde cuenta una empleada del lugar, que hace unos meses barristas de Tigres arrancaron parte del material decorativo para salir del local a enfrentarse con barristas de Atlas, cuando la policía les cerró la puerta.