“Hay quien va al Ejército solo porque necesita comer”

La cineasta Sara Escobar analiza las causas que llevan a alguien a sumarse a las tropas aun en el contexto de la guerra al narcotráfico.
La cineasta colaboró en MILENIO, aquí captó a militares cuando limpiaban sus armas.
La cineasta colaboró en MILENIO, aquí captó a militares cuando limpiaban sus armas. (Sara Escobar)

México

¿Por qué una persona decidió alistarse en el Ejército mexicano durante el gobierno del presidente Felipe Calderón?

¿Convicción o necesidad?”, son las interrogantes que plantea el documental Causar alta, presentado este jueves en el Centro de Cultura Digital.

Dirigido por Sara Escobar, el documental, ganador del premio José Rovirosa 2014, fue rodado en el municipio de San Juan Guichicovi, Oaxaca, donde 10 por ciento de los habitantes son parte del Ejército.

“Lo que nos interesa con Causar alta es analizar por qué tanta gente entra como tropa al Ejército. En específico trabajamos en una de las zonas más pobres del país para averiguar si realmente entraban por una motivación que ellos tuvieran o simplemente ingresaban porque era un trabajo viable para ellos”, explicó.

El documental, de 58 minutos de duración, presenta entrevistas con militares en retiro, así como imágenes cotidianas en un cuartel ubicado en este municipio de la zona norte del Istmo de Tehuantepec.

“Es un tema bastante complejo. Esta película está hecha en el sexenio de Felipe Calderón, en todo el contexto de la guerra contra el narcotráfico”, aclaró Escobar al exponer sus conclusiones sobre el filme:

“Es un tema que no podemos ver en blanco y negro porque finalmente es gente que está entrando porque no tiene de otra, eso lo vuelve mucho más complejo, triste y fuerte, porque no es gente que está convencida al ciento por ciento de estar ahí, simplemente porque necesitar comer y, como alguien lo dice al final de la película, sobrevivir”, abundó.

Tras 15 días de rodaje realizados en 2013, y dos años antes de investigación, el filme se concluyó en 2014, previa negativa, dijo la directora, de continuar con las filmaciones al interior de los cuarteles militares.

La también directora de fotografía incluso reveló que tuvo que presentar el documental en Uruguay y Cuba antes que en México, ya que, dijo, la presidenta municipal de San Juan Guichicovi no permitió la exhibición y posteriormente en la UNAM, “por imponderables”, le cancelaron el permiso.

“En lo que realmente hay que pensar es en el sistema, es muy fácil decir fue el soldado tal… Lo que tienen que hacerse es analizar al Ejército como institución y ser críticos y ser capaces de decir: ‘esto no está funcionando’”, enfatizó.

La cineasta abundó: “Lo que me motivó es la interrogante de que en una situación así, por qué quieren entrar al Ejército. Percibí una gran necesidad de trabajar, de tener una mejor vida con su familia y un temor muy grande porque es un asunto cíclico: ellos son hijos de soldados y sus hijos están a punto de ingresar al Ejército”.