Tras un siglo, Sedena vuelve a crear aviones

Mediante el Proyecto Azteca, que comenzó en 2015, invierte 115 mdp para relanzar su industria aeronáutica y apoyar el entrenamiento de cadetes.
La Secretaría de la Defensa Nacional se declaró lista para el tradicional desfile cívico militar conmemorativo del 207 aniversario del inicio de Independencia.
La Secretaría de la Defensa Nacional se declaró lista para el tradicional desfile cívico militar conmemorativo del 207 aniversario del inicio de Independencia. (Araceli López)

México

Como hace un siglo, aviones diseñados y fabricados por militares mexicanos surcarán el espacio aéreo. El proyecto Azteca de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) está en la pista de despegue.

Con una inversión de 115 millones de pesos, la Industria Aeronáutica Militar desarrolla tres aeronaves de adiestramiento de cadetes del Colegio del Aire y al menos una de éstas emprenderá el vuelo en septiembre de 2018.

El programa es ambicioso, pues a largo plazo prevé la construcción de un avión de combate de manufactura nacional.

México entra así a una nueva era y retoma una industria que abandonó hace 100 años, cuando en los Talleres Nacionales de Construcciones Aeronáuticas, en Balbuena, fabricaba sus propios aviones e incluso patentó y exportó la hélice Anáhuac.

En entrevista con MILENIO, el general Julián Martín Corona Rincón, subdirector de Industria Aeronáutica Militar de la Sedena, dijo que México construyó sus aviones, motores y hélices entre 1915 y 1924.

Manifestó que la Defensa Nacional ha decidido darle un nuevo impulso a este sector, lo que a su vez reforzará la industria aeronáutica nacional, la academia y los centros de investigación.

“Precisamente en los años de 1915, 1916 y 1917, principalmente, México fabricaba sus propias aeronaves. Desde su fuselaje, sus hélices, sus motores, desde entonces el país tenía esta capacidad.

“Se trata de retomar estos proyectos que realizamos alguna vez cuando llegamos a formar parte del desarrollo de la industria aeronáutica internacional, sobresaliendo las aeronaves que utilizaron la hélice Anáhuac, que inclusive se llegó a exportar a otros países por el alto perfil aerodinámico que tenía”, agregó.

Comentó que el Proyecto Azteca inició en 2015 y en 2018 estará lista la primera aeronave que responderá directamente a las necesidades de adiestramiento básico en el que los cadetes de la Escuela Militar de Aviación tendrá sus primeras horas de vuelo.

“Se estimaron 30 meses aproximadamente para desarrollar esta aeronave, estamos dentro de ese plazo, avanzamos en la fase de diseño aerodinámico estructural para comenzar la fabricación y el ensamblaje.

“En este proyecto trabajan 52 personas, entre ellas ingenieros en aeronáutica, electrónica de aviación y tenemos vínculos con el Instituto Politécnico Nacional, entre otras instituciones...

“Al ver estas aeronaves sobrevolando el espacio aéreo mexicano, la población se dará cuenta de que somos capaces de hacerlo”.

La aeronave Azteca 1 y dos prototipos sustituirán a la Cessna 182 que actualmente utiliza la Escuela Militar de Aviación para el adiestramiento básico de vuelo de cadetes. Su base será el Colegio del Aire que está en Zapopan, Jalisco.

Héctor Cerón Díaz, coronel de la Fuerza Aérea Mexicana, explicó que las aeronaves tendrán capacidad de despegue y aterrizaje en una pista de 400 metros, así como una autonomía de vuelo de ocho horas.

Alcanzará una velocidad de 140 nudos, un techo de servicio de 15 mil pies y llevará dos tripulantes.

Indicó que un proyecto de esa envergadura posicionará a la Sedena en la investigación aeronáutica nacional e internacional.

EL SECTOR

Azteca 1 contará con un tren de aterrizaje fijo tipo triciclo; el fuselaje será de material compuesto con base en fibra de carbono, vidrio y epoxi.

Llevará un solo motor de cuatro cilindros y 100 caballos de fuerza; el fuselaje tendrá un peso máximo de 700 kilos.

Pilotos militares realizarán las pruebas de altura en la Base Aérea de Santa Lucía y las de nivel de mar se llevarán a cabo en la Base Aérea Militar número 7 de Pie de la Cuesta, Guerrero.

El capitán primero de Fuerza Aérea Ciro Zárate Tomás, encargado de la Dirección de Ingeniería Aeronáutica de la Defensa Nacional, manifestó que la aeronave es de ala baja y responderá rápidamente a cualquier tipo de maniobra.

—¿Cómo se determinó el diseño?

—Se determinó de acuerdo con los requerimientos de la Escuela Militar de Aviación, propiamente una aeronave que se utiliza para los cadetes de primer año, va a ser una aeronave robusta porque el usuario es de nuevo aprendizaje, de adiestramiento básico, entonces requerimos que al mismo tiempo que la aeronave no se desplome o no se comporte de manera inestable, le permita al cadete que no pase nada grave aun en un aterrizaje busco.

—¿Una aeronave de uso rudo?

—Exactamente, al mismo tiempo que es de uso rudo tiene un diseño fino para que el comportamiento aerodinámico le permita al cadete también que la transición hacia otra aeronave de mayor capacidad aerodinámica no sea tan crítica.

Agregó que entre los planes de largo plazo de la Sedena está fabricar una avión de transporte ejecutivo y “paso a paso” hasta llegar a fabricar una aeronave de combate.

REALIZAN ENSAYO PARA EL DESFILE

La Secretaría de la Defensa Nacional se declaró lista para el tradicional desfile cívico militar conmemorativo del 207 aniversario del inicio de Independencia, que se realizará el 16 de septiembre. En la explanada del Campo Militar 1-A, en la Ciudad de México, se llevó a cabo el ensayo general, cuyo contingente estuvo integrado por 12 mil 889 militares, el cual fue supervisado por los titulares de la Sedena, Salvador Cienfuegos, y de Marina, Vidal Soberón. Del total de militares, mil 328 son mujeres y 5 mil soldados que en las gradas efectuarán 32 murales monumentales; además participarán 45 helicópteros y 72 aviones. El desfile iniciará en el Zócalo capitalino con honores a la bandera y los primeros en avanzar serán las escoltas.