Sólo un sentenciado por caso de mi hija, reprocha Nelson Vargas

A 10 años del plagio y asesinato de su hija Silvia Vargas, el ex director de la Conade exige consignar a todos los detenidos.

México

El empresario Nelson Vargas denunció que a 10 años del secuestro y asesinato de su hija Silvia Vargas las autoridades federales encargadas de impartir justicia sólo han sentenciado a una persona y siete más que están vinculados a proceso, por lo que dijo que “para irse tranquilo sólo pide que los consignen”.

En entrevista con Carlos Marín para El asalto a la razón, el ex director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), informó que Isidro Solís Medina, El Chilo, fue liberado y a pesar de que no le consta que participó en el secuestro de su hija, dijo que es integrante de la banda Los Rojos.

“A uno de los delincuentes lo dejaron libre. No me consta que este hombre fuera parte del secuestro de mi niña, pero era parte de la banda y eso es delincuencia organizada”, expuso.

Manifestó que a pesar de proporcionar información detallada sobre su chofer Óscar Ortiz González y su hermano Raúl, quienes elaboraron el plan para extorsionarlo, los responsables no han rendido cuentas ante la justicia.

Resaltó que la única persona sentencia es Martín Enríquez Monroy, quien cuidaba a su hija durante su estancia en la casa de seguridad, y dijo que fue él quien los llevó al lugar donde estaba enterrada Silvia bajo una lápida. 

“¿Por qué dije hace nueve años que las autoridades no tenían madre? Una de las principales razones es que las personas que mandó el ex presidente de México Felipe Calderón para apoyarme, me pidieron referencias de las personas que trabajaban conmigo. Les di todo, yo les di los datos. Y no han sentenciado a nadie y hay posibilidad de que salgan libres algunos”, señaló.

Afirmó que en tribunales se ha detenido todo porque los presuntos responsables argumentan que en 2007 cuando los detuvieron sufrieron tortura, y con ello quieren obtener su libertad al considerar que su debido proceso fue violado.

“Ahorita con el Protocolo de Estambul van a ver si fueron torturados hace 10 años, para mí es algo que no me cabe en la cabeza. La banda de Los Rojos es reconocida desde el año 2000. Raúl Ortiz González, jefe de la banda se fugó dos veces y mi chofer Óscar invitaba a la gente que trabajaba en mi casa a fiestas en su casa. Es gente que está perfectamente identificada y no sentencian”, manifestó.

Añadió que aún falta por detener a Martín Ortiz González, hermano de Óscar y Raúl, quien ya tenía orden de aprehensión, sin embargo, tras cinco años de búsqueda prescribió.

Agregó que la enfermera que aplicó la inyección letal a Silvia para cortarle un dedo tampoco ha aparecido y mucho menos el argentino que rentaba la casa de seguridad.

“A mí me hablaba, Raúl Ortiz González, con quien yo negociaba. Me decía te voy a mandar un dedo, te lo voy a mandar ahorita y nunca me lo pudo mandar. Las autoridades me decían que si no había prueba de vida no estaba permitido dar rescate”, señaló.

Resaltó que ha “sido un privilegiado con mucho dolor” porque en todo momento ha sido atendido por las autoridades, aunque “no han hecho las cosas correctamente”.