Dan último adiós a joven quemado por policía de FC

Édgar Alejandro, de 16 años de edad, perdió la batalla contra la muerte luego de que un policía de Fuerza Civil le causara severas quemaduras al detenerlo por consumir sustancias prohibidas.

Monterrey

A 11 días de que perdiera la batalla contra la muerte, después de que un oficial de la Fuerza Civil le causara severas quemaduras, el joven Édgar Alejandro Martínez Pérez fue sepultado en un panteón de Monterrey.

Los restos del adolescente llegaron a la ciudad la tarde del martes, procedentes de Galveston, Texas, donde permaneció hospitalizado cinco días, hasta que falleció.

El velorio se llevó a cabo en el domicilio de la víctima, en la calle Herreros de la colonia La Alianza, sector Francisco I. Madero.

Uno de los asistentes fue su amigo Patricio Reyes Montelongo, principal testigo de los hechos y quien acompañaba a Édgar el pasado 3 de octubre; encaminaban a un tío del menor para que tomara el camión, cuando fueron interceptados.

"Verdad, yo me arrimé. Llegó la Fuerza Civil y nos llevaron. Nos llevaron a un monte y a él le aventaron el bote de thinner que traía. Se lo aventaron y le prendieron fuego", relató.

Al filo de las 11:00 de ayer el cortejo partió del domicilio rumbo al panteón San José.

Los familiares del muchacho de 16 años, entre ellos su tía María Luis Pérez, exigieron a las autoridades que apliquen todo el rigor de la ley contra el policía que se encuentra detenido.

"Pues estuvo muy mal lo que hicieron, y pedimos justicia. Que los castiguen, porque fue mucho sufrimiento para él y para la familia... sí, mucho", aseveró.

Aunque desde hace meses y debido a problemas familiares sufría de adicciones, Édgar Alejandro nunca fue problemático. Siempre se llevó bien con su familia y vecinos.

"Hemos platicado con algunos vecinos y dicen que lo querían mucho, y a su familia también. Todos están consternados y muy molestos. Pues sí, porque él aquí era muy querido por toda la gente, porque no se metía con nadie", reiteró el ama de casa.

Los habitantes de aquella zona de La Alianza aún se sienten indignados por el crimen atroz.

"No se merecía él esto; ni cualquier otro chavo. Esto ya fue muy grave para él y, como le dije anteriormente, él luchó hasta donde pudo, pero lamentablemente perdió la batalla", dijo la señora Ana Edith Tello.

Martínez Pérez ingresó al hospital Universitario la noche del 3 de octubre. El día 10 y por medio del apoyo de una asociación, fue trasladado a Galveston, donde se reportó su fallecimiento el sábado 15 de octubre.

Hasta el momento se encuentra detenido el policía de la Fuerza Civil, Giovanni Durán Vanegas, de 24 años de edad, quien fue identificado por el principal testigo del crimen.

PZVB