CRÓNICA | POR IMELDA TORRES

El último adiós a Melania

La joven fue secuestrada hace menos de tres semanas, su familia dio un rescate de 211 mil pesos, pero sus captores no cumplieron con el trato.

Vestidos de blanco, decenas de familiares y amigos despidieron a la joven madre de 24 años, secuestrada y asesinada en Ciudad Valles.

Ciudad Valles

Vestidos de blanco, familiares, conocidos y amigos dieron el último adiós a Melania Pizaño, la joven madre que fue secuestrada y después asesinada en esta localidad.

Tenía 24 años de edad y deja en la orfandad a dos niños pequeños y una niña.

Su cuerpo fue velado en una funeraria ubicada en la calle Galeana y de ahí, fue llevado a la Catedral donde a las 11 de la mañana inició la misa.

"... Somos instantes, la vida es la suma de los instantes de nuestra vida, la muerte no significa nada hasta que no toca las personas que amamos, hoy venimos para hacer una plegaria y encomendar a Dios nuestro señor la vida, la historia y todos sus días de Melania, encomendarle su misericordia y fortaleza", fueron algunas de las palabras del vicario Humberto Juárez Villeda, quien con ellas intentaba dar un poco de consuelo a sus padres, su esposo, hermana, a todos los que la conocieron y que este día llegaron a despedirla.

Pero consuelo aún no hay, sus seres queridos no asimilan cómo es que días antes estaba con ellos riendo, conviviendo, posando feliz al lado de sus hijos.

"Le pedimos a Dios por nuestra ciudad, por nuestro país, que bendiga a todo nuestro país, nuestras familias, que llene de paz los corazones, que nos permita gozar eternamente de su fuerza...".

Su familia agradeció la presencia de quienes ahí estaban, luego su féretro fue sacado lentamente, entre el sonido de los aplausos y los sollozos. Alguien sostenía las dos fotografías grandes que acompañaban el ataúd con su imagen así como la recordarán, sonriendo.

El cortejo salió rumbo a la carretera Valles- Tamazunchale y sus restos quedaron en el panteón privado Jardines de Oxitipa. Ahí soltaron globos blancos, como signo de que como éstos, su alma también irá al cielo.

Melania Pizaño Ruiz fue secuestrada hace menos de tres semanas, su familia dio un rescate de 211 mil pesos, pero sus captores no cumplieron con el trato. La devolvieron pero ya sin vida; la aventaron dentro de un tinaco de plástico desde un puente de la carretera de cuota Rayón- Ciudad Valles. Estaba viva pero cuando la encontraron, ya no tenía signos vitales. Presentaba una fuerte lesión en la cabeza, provocada probablemente con la caída que fue de más de 30 metros. Por los hechos ya hay un detenido pero fueron más los que participaron, y ya son buscados.

La familia es propietaria del hotel "Melania Pizaño", ubicado frente a la Central de Autobuses.

Desde pequeña perteneció a un club de ciclismo de montaña, deporte del que era apasionada.



El cortejo salió rumbo a la carretera Valles- Tamazunchale y sus restos quedaron en el panteón privado Jardines de Oxitipa.