Bajo tratamiento siquiátrico, militar de EU detenido con armas en Tijuana

Andrew Tahmooressi, quien combatió en Afganistán, se encuentra preso en la Penitenciaría de La Mesa; su madre denuncia supuestos malos tratos
Andrew Tahmooressi
(Facebook)

Tijuana

Andrew Tahmooressi, un militar estadounidense que se encuentra preso en la Penitenciaría de Tijuana por posesión de armas, está en tratamiento siquiátrico y por recomendación médica fue sujeto a su cama para evitar que se haga daño, luego de que se cortó el cuello con un foco, confirmó el subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario, Héctor Grijalva Tapia.

La prensa estadounidense reportó que la madre del dos veces combatiente en Afganistán, quien tiene 25 años, denunció que su hijo se encuentra encadenado y ha sido amenazado de muerte en la cárcel tijuanense.

El joven fue sometido a una "sujeción gentil" para evitar que se hiciera más daño, afirmó Grijalva, pero Jill Tahmooressi ya pidió a las autoridades estadounidenses que intervengan y consideren que su presencia en México fue una casualidad, ya que Andrew entró al país sin proponérselo al tomar la garita equivocadamente.

Tahmooressi fue detenido por autoridades mexicanas el 1 de abril pasado en posesión de dos armas largas y una corta a bordo de un vehículo particular en el que viajó desde Florida a San Diego, California, donde recibiría tratamiento por el trauma posguerra que padece, según dijo su madre a la prensa estadounidense.

En Tijuana fue detenido y remitido a la Penitenciaría de La Mesa porque la posesión de armas sin autorización es un delito contemplado en el Código Penal.

Grijalva Tapia explicó que desde su llegada al penal, Tahmooressi se mostró rebelde y con delirio de persecución y a raíz de ello, tras dos días de permanecer en el área de ingresos, fue enviado a observación médica donde se encuentra.

El subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario consideró que las denuncias de Jill Tahmooressi son "la manifestación de una madre de un interno que está desesperada porque está recluido en un país que no es su país de origen, que está manifestando lo que ella considera que en su momento a lo mejor va a ayudarle a su hijo".

Consideró que el temor de la madre podría ser por "el desconocimiento de las condiciones del sistema penitenciario en Baja California, y ella cree que está en un centro como en su momento a lo mejor era 'El pueblito'", en referencia a las condiciones de la penitenciaría hasta el 2002, cuando ahí vivían familias completas y los mismos reos controlaban el interior.

Confirmó que las autoridades consulares estadounidenses se han mantenido al tanto de la condición de Andrew.

Incluso, dijo, "hace unos días recibí una carta firmada por el cónsul de Estados Unidos en Tijuana (Andrew S.E. Erickson) donde me estaba dando el reconocimiento, el agradecimiento por la atención brindada a este norteamericano, porque ellos han visto todo el proceso de atención por parte del médico siquiatra y todo lo que se está haciendo y trabajando con él".