Madre e hijo caen de camión y luego “los pasean”

Una señora y su niño de cinco años sufrieron el percance porque presuntamente el chofer no se esperó a que terminaran de subir; después los llevan hacia el sur de la ciudad para hablar a la Cruz ...
La mujer y su hijo finalmente fueron atendidos.
La mujer y su hijo finalmente fueron atendidos. (Marilú Oviedo)

Monterrey

Un menor de edad y su madre resultaron lesionados tras caer de un camión de la ruta Estanzuela, ya que el operador no esperó a que terminaran de subir.

Además, pese a que el accidente ocurrió en la colonia Contry, el chofer de la unidad número 72 se regresó al sur de la ciudad y fue en la entrada al fraccionamiento Rincón de Valle Alto donde llamaron a la Cruz Verde.

El incidente ocurrió alrededor de las 17:00 horas de este domingo en la avenida Garza Sada, en donde la señora Yolanda Téllez Licea, de 43 años de edad, y su hijo Eduardo López Téllez, de cinco, iban a subir al camión en una parada de un centro comercial ubicado en la citada avenida casi en su cruce con Alfonso Reyes.

La mujer llevaba en los brazos a su pequeño, cuando el operador, de nombre Juan Carlos Sánchez Zurita, de 43 años de edad, no esperó a que subieran y aceleró, dejando por unos minutos atrapado el pie de la mujer, y luego ella y su hijo cayeron al piso.

Norma Marroquín González, quien acompañaba a los lesionados, platicó que pidió al chofer que llamaran a la Cruz Verde, pues ella no traía celular, y el hombre lo que hizo fue bajar a los pasajeros, y solicitó a los lesionados que subieran, y retornó la unidad por Alfonso Reyes hacia el sur de Monterrey.

“No se esperó el chofer, le aceleró y no quiso llamar a ningún médico, dijo que él nos llevaría a una clínica y puras mentiras, ¡mire hasta dónde nos trajo!”, expresó la mujer.

Fueron siete kilómetros del lugar del accidente hasta donde fueron atendidos los lesionados, ya que, a decir de la acompañante de los lesionados, el chofer llamó a su patrón para que le dijera qué hacer.

Posteriormente llegaron los paramédicos de la Cruz Verde para atender a los accidentados. La mujer presentaba lesiones en el cuello y el menor, golpes en uno de los brazos. Ambos fueron trasladados al Hospital Metropolitano.

Los lesionados y Norma acababan de salir de misa y se disponían a ir a su domicilio, ubicado en el centro de la ciudad.
En tanto, Marroquín González llamó de un teléfono público a elementos de Tránsito, quienes lo consignaron ante el Ministerio Público, donde rendiría su declaración.