CNDH pide a Sedena no ordenar “abatir” sin precisar significado

El ombudsman Luis Raúl González solicitó a la Sedena el mando militar que envió en junio de 2014 a Tlatlaya para analizarlo y pedir que se emitan medidas para evitar imprecisiones.
Aniversario luctuoso de los hechos ocurridos en una bodega del municipio de Tlatlaya, Estado de México.
El 30 de junio fueron abatidos 22 civiles en esta bodega ubicada en Tlatlaya, Estado de México. (Erika Flores)

Ciudad de México

El ombudsman nacional Luis Raúl González Pérez le solicitó a la Secretaría de la Defensa Nacional el mando militar enviado el 11 de junio del año pasado a la región de Tlatlaya en el Estado de México para analizarlo y revisar el término "abatir" que se menciona en este documento y de ser necesario se le hagan precisiones para evitar ambigüedades.

En un comunicado el Centro de derechos humanos Miguel Agustín Pro Juárez informó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) resolvió la solicitud de medidas cautelares que ellos promovieron para que la Secretaría de la Defensa Nacional no emita y suspenda todas las órdenes que instruyan a la tropa a “abatir delincuentes”, o que en uso de un lenguaje similar, incentiven violaciones graves a los derechos humanos.

De acuerdo con el Centro Prodh la CNDH solicitó que “en caso de que existieran documentos u órdenes vigentes en los que se utilizaran términos como ‘abatir’ u otro similar, sin precisar sus significados y alcances específicos, respetuosamente le solicito se revoquen o sean modificados en las partes conducentes a efecto de evitar ambigüedades en su acatamiento…”.

El Centro Prodh explicó que fue a través del oficio No. V2/49544, signado por el Segundo Visitador General de la CNDH y dirigido al Director General de Derechos Humanos de la Sedena, en el que el organismo exhortó a tomar medidas para evitar la utilización de lenguaje confuso que pueda derivar en acciones violatorias a derechos humanos; y que cualquier directriz esté apegada al marco constitucional.

El ombudsman nacional  dijo en una entrevista al término de su exposición en el seminario sobre Violencia y Paz del Colegio de México que desconocía esa orden militar dirigida al teniente de infantería Ezequiel Rodríguez Martínez hasta que el Centro Prodh difundió el documento y una de las víctimas de los hechos ocurridos el 30 de junio de 2014 se lo entregó.

González Pérez dijo que solicitó a la Sedena el texto completo a fin de analizarlo, además de pedir que se emitan medidas cautelares para evitar ambigüedades en los términos que utilizan.

"Para que no genere confusión o ambigüedad nos hemos dirigido a la Sedena, primero que nos mande el documento para conocerlo completamente; segundo, señalamos que en el propio texto se reconoce que cualquier actuación en términos de la ley es respetando los derechos humanos, pero hay una parte que se refiere a ese término que ha sido cuestionado y ahí le pedimos que se analice para que en su caso se hagan las precisiones, correcciones o alcances que el término tenga", explicó.

Dijo que la Sedena no debe dejar dudas sobre el alcance que tienen los términos que utiliza para que su actuación se enmarque dentro del marco legal y que toda acción donde haya uso de la fuerza sea conforme al manual de uso legítimo de la fuerza.