Me indigna la absolución de militares: testigo en caso Tlatlaya

Clara Gómez González, testigo de la muerte de 22 personas en una bodega de Tlatlaya en 2014, dijo que le da temor que los soldados involucrados en el caso estén en libertad.
Sobre al caso Tlatlaya, se han registrado a 93 víctimas directas e indirectas, explica.
Los hechos ocurrieron en una bodega de Tlatlaya, en el Estado de México en 2014. (AFP)

Ciudad de México

Clara Gómez González, testigo de la muerte de 22 personas en una bodega de Tlatlaya en 2014, dijo sentirse indignada por la absolución de tres militares relacionados con el caso.

El viernes 13 de mayo, el Sexto Tribunal Unitario del Segundo Circuito absolvió y ordenó la liberación de Fernando Quintero Millán, Roberto Acevedo López y Leobardo Hernández Leónides, quienes estaban acusados de homicidio, encubrimiento (en la modalidad de alteración) y modificación ilícita de vestigio del hecho delictivo.

"Estoy muy indignada, molesta, enojada de nuestra situación, de lo que pasa en el estado. Según nosotros, nos dicen que pongamos denuncias para que haya justicia para las víctimas, para mí, para mi hija que fue víctima", dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

Gómez González reiteró que las autoridades no hicieron caso a su denuncia y dijo que, desde que presenció la muerte de su hija y de las otras 21 personas, su vida ha cambiado totalmente.

"Hacemos denuncias y vemos un gobierno que está bien corrupto, que no hace nada, ponemos denuncia y siempre nos hacen a un lado... Ahorita vemos que no se hizo justicia para mí", dijo.

"Fui torturada por lo mismo (por ser testigo), me hicieron firmar una declaración falsa y nos hicieron otra en la SEIDO porque fui trasladada a la SEIDO (sic); no vi nunca lo que contenía. Me da un poco de temor que estén sueltos los militares", dijo.

El abogado de Clara, Santiago Aguirre, explicó que la testigo está protegida por las medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El 30 de junio de 2014, fallecieron 22 civiles, presuntos miembros de un grupo delictivo, durante un enfrentamiento con integrantes del Ejército, en el municipio de Tlatlaya, Estado de México.