Se metió a robar a dos casas en la misma noche

Mario Orozco López fue sentenciado a 51 años de prisión por secuestro, robo y violación en contra de dos familias distitnas de la delegación Tlalpan.
Tras ser baleado, el joven entró a su casa y se sentó en la sala, donde murió minutos después.
Orozco López manejaba el vehículo donde la banda a la que pertenecía perpetraba sus crímenes. (Israel Santacruz)

Ciudad de México

Mario Orozco López fue sentenciado a 51 años de prisión por el delito de secuestro. Sus víctimas fueron dos familias distintas en la delegación Tlalpan en la misma noche.

Según informó la Procuraduría General de Justicia capitalina, Mario Orozco López fue acusado de privación de la libertad de dos familias en diferentes momentos, robo agravado en pandilla y abuso sexual agravado.

El agente del Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Tlalpan tomó conocimiento de los dos casos ocurridos en la noche del 6 de septiembre de 2015.

En el primero, el imputado, junto con sus cómplices, se introdujeron a una casa ubicada en calzada México-Xochimilco en la colonia San Lorenzo Huipilco, donde se introdujeron cuando los habitantes del lugar dormían.

Una vez en el interior, los indiciados amarraron a las víctimas, les vendaron los ojos y taparon la boca. Posteriormente revisaron la casa para robar los objetos de valor y cumplido el objetivo salieron del domicilio y huyeron a bordo de un vehículo color rosa con blanco, conducido por Mario Orozco López.

Media hora después de cometer el primer ilícito, se trasladaron a la calzada de Tlalpan, donde entraron a otra vivienda con el mismo modo de operar y uno de ellos abusó sexualmente de la hija de la dueña de la casa.

Tras apoderarse de los objetos de valor salieron de la propiedad y huyeron en el mismo vehículo que manejaba Orozco López.


ERM