Tiroteo en Parrot, por cobro de piso o ajuste de cuentas

Comerciantes en la Quinta Avenida dicen a MILENIO que para laborar deben pagar a criminales hasta 50 mil pesos al mes.
El fiscal Miguel Ángel Pech en entrevista con MILENIO.
El fiscal Miguel Ángel Pech en entrevista con MILENIO. (Especial)

Quintana Roo

La Fiscalía General de Quintana Roo explicó que en el caso del ataque al Blue Parrot en Playa del Carmen la madrugada del lunes, donde murieron cinco personas y 15 resultaron heridas, siguen tres líneas de investigación relacionadas con el narcotráfico.

“Una persona se dirige a otra en contra y uno, puede haber sido que la persona que entró haya sido contratada para ejecutar a la persona. Dos, puede ser que haya ido a reclamarle porque no le haya permitido la venta de drogas en el interior o, tres, que es quizá la más fuerte, que esta persona haya ido por el incumplimiento del pago de piso”, indicó el fiscal Miguel Ángel Pech.

Estas líneas, explicó, se determinaron después de analizar un video en blanco y negro de la zona, que muestra la forma en que un hombre arriba al lugar, acompañado de al menos dos sujetos más, y comienza a disparar al menos en cinco ocasiones contra una de las víctimas.

Reconoció que Playa del Carmen presenta un serio problema de venta de drogas, pues los narcomenudistas tienen un grupo de abogados “que ya le saben el caminito” para ser liberados.

“Aquellas carpetas que hemos iniciado no han podido judicializarse. Una gran mayoría (de detenidos), para desgracia de la sociedad que es la que directamente sale afectada en este tipo de delitos, han sido de nuevo soltados y no solo en Playa del Carmen sino en todas las zonas del estado”, aceptó.

Además, la mañana de ayer aparecieron cuatro narcomantas en distintos puntos de playa del Carmen en las que Los Zetas se adjudican el ataque. El fiscal indicó que ya fueron puestas a disposición de la PGR para investigación.

Hay cuatro detenidos y a las 5 de la mañana de este miércoles se deberá determinar si son vinculados a proceso o puestos en libertad.

DE MAL EN PEOR

El narcotráfico arribó a Playa del Carmen desde hace algunos años y ha ido empeorando.

Comerciantes, habitantes de la zona e incluso los mismos turistas saben que hay pelea por la zona, que los cárteles están presentes y que incluso se dividen secciones para operar.

Felipe Peña, quien viajó desde Nueva Jersey, señaló que su pareja “tenía que ir al baño, nos regresamos al hotel que está en la esquina y pasó todo esto. Gracias a Dios que estamos bien. Pasó todo rápido, íbamos a regresar a la discoteca y vimos a toda la gente corriendo hasta que escuchamos los disparos... pero la droga no pueden pararla, está en todos los lugares” 

Mensajes de despedida, veladores, una marca de sangre en la arena y un ambiente desolador es lo que quedó del festival de música más esperado en esa zona turística.

Las botellas de cerveza y alcohol que consumieron los jóvenes permanecen regadas en el establecimiento clausurado, que aún tiene encendidas las luces que iluminaban la fiesta del fin de semana.

Algunos comerciantes, de forma anónima, hablaron con MILENIO sobre el problema que enfrentan por el cobro de piso para poder laborar. Solo en la Quinta Avenida, los cárteles incluso están divididos y cada uno opera la mitad.

El pago de cuotas depende del giro y el tamaño del establecimiento. Los comerciantes llegan a pagar desde 5 mil hasta más de 50 mil pesos mensuales para que les permitan seguir operando.

El fiscal Pech detalló que de las víctimas de la madrugada de este lunes solo han sido entregados los cuerpos del veracruzano Rafael Peñalosa Vega y de Giovanni Ruiz Murillo, de quien primero la fiscalía dijo que era canadiense, después veracruzano y ahora se determinó que su acta de nacimiento indica que es de Chiapas.

El proceso para la estadunidense Margarita Villanueva Ibarra está en trámite. Por el italiano Daniel Pessina y el canadiense Kirk Wilson “nadie ha preguntado”. Mientras que de los 15 lesionados, 12 ya fueron dados de alta.