Sesenta familias ‘denuncian’ despojo de terrenos

En la colonia Bicentenario de Matamoros, denuncian los derrumbares que según informaron, realizan con lujo de fuerza. Manifestaron que ante el problema el alcalde Raúl Onofre no los ha recibido.
En un rincón se encuentran cosas de quienes perdieron los jacales: una cama, un colchón, prendas de vestir, trastes, artículos de cocina.
En un rincón se encuentran cosas de quienes perdieron los jacales: una cama, un colchón, prendas de vestir, trastes, artículos de cocina. (Milenio Digital )

Torreón, Coahuila

La madrugada de este sábado, tres jacales en los que vivían familias de la colonia Bicentenario de Matamoros fueron derrumbados, según denuncian, con lujo de fuerza.

Se trata de más de sesenta familias las que viven ahí, en terrenos de lo que fuera el ejido llamado Sector Tres. Solicitaron omitir nombres por temor a represalias.

“Es una funcionaria de la Presidencia la que viene, hace y deshace con gente que ella trae, además de otros funcionarios de la presidencia; ella se llama Guadalupe Ibarra”, dijo una de las afectadas.

Señalaron que están conscientes de que los terrenos son irregulares, pero que a la fecha, a pesar de las peticiones, el alcalde Raúl Onofre no los ha recibido.

“Hay cinco familias que tienen ya casi catorce años viviendo aquí, pero los demás tenemos ya casi un año viviendo en este lugar”, dijo.

“Queremos una casita. Aquí vimos que estaban solos los terrenos, agarramos un pedazo. Somos gente humilde, no queremos una residencia, pero si un lugar para poder estar”.


Sobresale la presencia de niños y niñas, los mayorcitos de unos 10 años. Aunque hay muchos jacales, también hay algunos “corrales” como ellos les llaman, muchos de los cuales son usados como hoteles de paso, dando las parejas tremendos espectáculos.

Aseguran que han recibido amenazas severas de parte de quienes los están retirando de ahí. Consideran que tienen derecho de ser apoyados por parte de las autoridades.

“El alcalde no quiere traer ningún servicio. No tenemos agua, ni luz, ni drenaje y es porque no hay casas. Queremos que el alcalde nos dé aunque sea una esperanza”, sostuvieron.

Asimismo, ai rman que quienes pelean los predios les enseñan unas “cartas de posesión”, y que aún así, no se ha podido fincar una demanda contra los habitantes del lugar.

En un rincón se encuentran cosas de quienes perdieron los jacales: una cama, un colchón, prendas de vestir, trastes, artículos de cocina. También están las tablas y maderas con las que las casitas estaban hechas, en las que soportaron el frío, el calor y los ‘aironazos’ laguneros.

“Queremos una casita. Aquí vimos que estaban solos los terrenos, agarramos un pedazo. Somos gente humilde, no queremos una residencia, pero si un lugar para poder estar”, dijeron.

Denunciaron, no oficialmente aún por que también fueron amenazados, lesiones a un par de jóvenes de la colonia en el momento en el que fueron desalojados, esto por parte de policías del municipio.

Tras hablar con las personas de la colonia, no fue posible localizar al presidente municipal matamorense Raúl Onofre, ni al director de la Policía, Christian Rodríguez Corpus