Detienen a ediles de Apatzingán y Tácambaro

La PGJ de Michoacán indicó que Uriel Chávez Mendoza exigía dinero mensualmente a regidores para apoyar a Los Caballeros Templarios; en tanto el edil de Tacámbaro está acusado de peculado.
El alcalde de Apatzingán,  Uriel Chávez Mendoza, al momento de su detención.
El alcalde de Apatzingán, Uriel Chávez Mendoza, al momento de su detención. (Tomada de @MichoacanPGJ_)

Morelia

El combate a la criminalidad en Michoacán llegó a las esferas de los poderes municipales, al ser capturados esta noche dos alcaldes: Uriel Chávez, de Apatzingán, y Octavio Aburto, de Tacámbaro.

La Procuraduría General de Justicia de la entidad puntualizó que el primero de ellos, emanado del PRI, está implicado con el cártel de Los Caballeros Templarios, en tanto que el otro, surgido del PAN, presuntamente incurrió en peculado contra el erario local.

En el caso del presidente municipal de Apatzingán, la PGJE asegura que existen indicios de que éste exigía una cantidad mensual a varios regidores para apoyar a un grupo delictivo de la zona.

Fueron los representantes populares Ramón Santoyo, José Martín Gómez y Ricardo Reyna del Cabildo de Apatzingán, quienes denunciaron que desde el mes de enero del 2012, mediante intimidación los obligaron a entregar cada uno de ellos, la cantidad de 20 mil pesos de su sueldo para apoyar las actividades del grupo delincuencial.

Los ofendidos refirieron que fue el propio presidente municipal Uriel Chávez, quien los condujo a los miembros de este grupo y a los demás regidores al paraje ubicado cerca de la comunidad de Las Bateas del mismo municipio, sitio donde fueron recibidos por personal fuertemente armado, quienes les dijeron ser integrantes del grupo criminal en mención y que era necesario esa cantidad de dinero para apoyar en la compra de armas, no dejando otra opción a los ofendidos para entregar la cantidad exigida, ocasionándoles un daño al patrimonio de los afectados.

La denuncia fue presentada el 6 de marzo de 2014, integrándose la averiguación correspondiente y obteniéndose la orden de aprehensión contra Uriel Chávez.

Ya en un par de sesiones de Cabildo, el regidor panista Martín Gómez había denunciado públicamente que se les había obligado a firmar documentos por la fuerza para aprobar recursos que no se sabía a dónde iban a parar.

Por la mañana, ambos personajes se lanzaron acusaciones mutuas y el alcalde Uriel Chávez denunció que el regidor había penetrado con un arma de fuego, para quererlo matar, por lo que Gómez fue sometido por la escolta del presidente municipal y llevado a la Barandilla, donde finalmente pagó una multa por faltas administrativas.

Por otra parte, se obtuvo orden de aprehensión en contra del presidente municipal de Tacámbaro, Octavio Aburto, por su probable responsabilidad en el delito de peculado.

Con relación a los hechos, se estableció que con fecha 17 de octubre del 2012, el presidente municipal distrajo en provecho ajeno de una máquina Caterpillar propiedad del Ayuntamiento, con valor de 2 millones 100 mil pesos; para lograr su objetivo presentaron una denuncia por robo de la maquinaria, falseando sus declaraciones ante la autoridad.

Cabe señalar que Uriel Chávez es el segundo alcalde detenido de Apatzingán en los últimos años, ya que su antecesor el perredista Genaro Guízar, fue capturado junto a otros ediles y funcionarios en el llamado michocanazo y fue internado en el penal de Nayarit, acusado de tener vínculos con la delincuencia organizada, aunque unos meses después fue exonerado.

Apenas el lunes y madrugada del martes, el edil electo de Tepalcatepec, Guillermo Valencia se presentó voluntariamente en las instalaciones de la PGR y de la SEIDO para disipar dudas, dijo, sobre su situación jurídica.