Con tanquetas militares resguardan Chichihualco, Guerrero

A tres días de enfrentamientos, la zona está casi desierta; las escuelas no abrieron por el temor, mientras que el comercio en su mayoría bajó sus cortinas.
Militares y policías estatales vigilan con tanquetas el municipio de Chichihualco
Militares y policías estatales vigilan con tanquetas el municipio de Chichihualco (Rogelio Agustín)

Guerrero

A tres días de enfrentamientos entre grupos delictivos, militares y policías estatales resguardan con tanquetas y helicópteros la cabecera municipal de Chichihualco.

La zona está casi desierta; las escuelas no abrieron por el temor de los padres de familia, mientras que el comercio en su mayoría bajó sus cortinas.

Aproximadamente a las 13:00 horas del domingo 18 de noviembre, en una brecha de terracería que lleva hacia la colonia Trinchera, en el lado poniente de Chichihualco se registró un enfrentamiento entre dos grupos de presuntos delincuentes.

En el encontronazo murió un hombre y otro más resultó herido, ninguno fue reconocido como vecino del asentamiento humano.

Al momento del enfrentamiento varios niños jugaban en la calle, de inmediato se metieron a sus viviendas y corrieron a resguardarse debajo de las camas.

En un poste de concreto se observan todavía los impactos de las balas, lo mismo que en las maderas y láminas de una vivienda que no garantizó ningún tipo de seguridad para los delincuentes que buscaron parapeto en el cruce de balazos.

Una niña de aproximados seis años protegió a tres hermanitos; se introdujo con ellos hasta el rincón de una pequeña construcción de madera y los colocó pecho a tierra.

La cercanía de las detonaciones le provocó sordera, hasta el momento no se recupera del shock nervioso y sus padres consideran que necesita ayuda psicológica, pero hasta el momento no han recibido ningún tipo de respaldo.

"Yo lo que quiero es justicia y seguridad; que las autoridades actúen con mucha decisión para que los delincuentes se vayan, porque nosotros somos gente de trabajo y de paz, los que provocan la violencia no son de aquí", indicó una mujer que por seguridad, pide que su identidad quede en el anonimato.

En la zona del enfrentamiento ya se colocó una cruz de madera color azul, tiene cinco flores amarillas y el paso de los peatones es casi nulo, la mayoría de los pobladores tratan de salir lo menos posible de sus domicilios.

En el centro la mayor parte de los negocios permanecen cerrados, el mismo panorama se observa en la central de abastos y los transportistas son los primeros en reactivar la vida en la localidad.

Hay un retén de 22 elementos de la Policía del Estado en la entrada principal de la ciudad, medio kilómetro adelante se instalaron dos tanquetas y varias unidades tipo hummer, las que se mueven por diferentes puntos de la ciudad para inhibir la presencia de los delincuentes.

La mañana del lunes, los habitantes reportaron una persecución en el primer cuadro de la ciudad, lo que movilizó hacia la zona dos helicópteros con elementos armados; uno de la Policía Federal y otro del la Secretaría de Defensa Nacional.

Ninguna escuela tuvo clases el martes, los padres y profesores tuvieron miedo de que los alumnos quedaran en medio de una balacera.

Aunque no hay más balaceras con pérdidas de vidas humanas, la población no se confía y prefiere salir lo menos posible a las calles, esperan que militares y policías inhiban de completamente a los delincuentes que desde hace tres días se disputan el control de la ciudad.