En Tamaulipas han caído 117 militares

Efectivos de las fuerzas armadas muertos en ese lapso suman 492. En Michoacán han muerto 55 y en Guerrero 40, entidades donde hay presencia de Los caballeros templarios y La Familia.
Tipos de bajas. De acuerdo con la Sedena, en 10 años se han registrado 492 muertes de personal militar que se desempeñaba en la campaña permanente contra el narcotráfico, que inició en diciembre de 2006.
Tipos de bajas. De acuerdo con la Sedena, en 10 años se han registrado 492 muertes de personal militar que se desempeñaba en la campaña permanente contra el narcotráfico, que inició en diciembre de 2006. (Especial)

México

Tamaulipas es la entidad donde más efectivos del Ejército han perdido la vida en el combate contra el crimen organizado, porque del 1 de diciembre de 2006 al 1 enero del presente año, han muerto 118 soldados de los 492 que se registran en diez años de narcoguerra, lo que representa 23.7 por ciento de las víctimas.

De acuerdo con información de la Secretaría de la Defensa Nacional a la que MILENIO tuvo acceso, en el mencionado estado su personal pereció en enfrentamientos, mientras que algunos fueron ejecutados, además de que otros cayeron en percances automovilísticos derivado de persecuciones y otros en accidentes aéreos.

Informes de la PGR indicaron que en Tamaulipas operan el cártel del Golfo con 12 células, así como Los Zetas con nueve grupos, ésta última organización es considerada la más sanguinaria.

Las principales bajas que ha tenido el Ejército en suelo tamaulipeco son pilotos de la Fuerza Aérea, personal de infantería, policías militares, de sanidad, de transmisiones y de caballería.

Los municipios y lugares donde se suscitaron las bajas son Aldama, Ciudad Reynosa, Miguel Alemán, Ciudad Victoria, Los Comales, Ciudad Mier, Nuevo Laredo, San Fernando, Altamira, Matamoros, Río Bravo, Tampico, Abasolo, Villagrán, Santander Jiménez, Hidalgo, Valle Hermoso, Güémez, Ciudad Guerrero y Camargo.

Los estados que también acaparan el mayor número de bajas son Sinaloa, con 60, entidad donde están asentados los cárteles de Sinaloa y de Los Beltrán Leyva, ambos grupos rivales.

En Michoacán han muerto 55 y en Guerrero 40, entidades donde hay presencia de Los caballeros templarios, La Familia michoacana y los Beltrán Leyva.

Nuevo León es otra de las entidades donde más soldados han perecido, ya que ahí han caído 33 militares; esa entidad es disputada por los cárteles del Golfo y Los Zetas, aunque también hay presencia de grupos de Sinaloa.

Le sigue Chihuahua con 28 bajas, entidad que continúa siendo disputada por los cárteles de Juárez y Sinaloa, enfrentamiento que es el que ha dejado el mayor número de muertes en el país, ya que según las investigaciones de las autoridades federales todo se debe a una disputa entre las familias de los capos Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy (Juárez), y de Joaquín El Chapo Guzmán (Sinaloa).

En Jalisco, donde opera el cártel de Jalisco Nueva Generación han muerto 25 militares; el 1 de mayo de 2015 este cártel participó en los disturbios ocurridos en la zona metropolitana de Guadalajara, sucesos que dejaron un saldo de ocho soldados y una agente de la Policía Federal muertos, tras el derribo de un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana.

La detención de los principales dirigentes del cártel de Jalisco ha permitido a la Procuraduría General de la República quitar a esa organización criminal más 160 millones de pesos, entre inmuebles, vehículos de lujo, embarcaciones, joyas, numerario, cuentas bancarias y animales, además de 600 mil dólares en efectivo.

Marina

La Secretaría de Marina es la institución armada que menos elementos ha perdido en enfrentamientos contra los cárteles del narcotráfico, porque solo ha tenido 77 bajas.

El mayor número de decesos de su personal ocurrió en Tamaulipas y Veracruz, donde 38 efectivos fueron víctimas de la delincuencia.

En el sexenio pasado, el intercambio de información con las agencias de seguridad, tanto a escala nacional y con Estados Unidos permitieron que la Marina localizara y detuviera a los principales líderes de cárteles, algunos de los cuales fueron abatidos en confrontaciones, operaciones en las que también llegaron a caer marinos.