Corte analizará otra vez tema de aborto

El ministro Jorge Mario Pardo admitió a trámite la controversia interpuesta por el Congreso de Aguascalientes, que se opone la norma sobre interrupción de embarazos en casos de violación.

Cuidad de México

Jorge Mario Pardo Rebolledo, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, admitió a trámite la controversia constitucional que interpuso el Congreso de Aguascalientes, que se opone a la Norma Oficial Mexicana que ordena a todas las instituciones públicas de salud prestar sus servicios para interrumpir los embarazos en casos de violación.

La norma detalla que las instituciones tienen que  apoyar la interrupción del embarazo en casos previstos en la ley, es decir, cuandon sean víctimas de violación, y cuado se trate de niñas menores de 12 años de edad, a solicitud de los padres o tutores.

También establece que el personal de salud no está obligado a comprobar el dicho de la mujer que solicita la atención para interrumpir el embarazo, porque debe prevalecer el principio de buena fe, tal y como lo mandata la Ley General de Víctimas.

Para llevar a cabo lo anterior, todos los nosocomios públicos deben contar con médicos y personal capacitado, sin que prevalezcan objeciones de conciencia para interrumpir un embarazo.

La norma es obligatoria y aplica en todo el país, pero Aguascalientes se opone porque viola su soberanía e idiosincrasia.