Pulido forcejeó con secuestrador para hacer llamada

El procurador de Justicia de Tamaulipas dijo que el jugador del Olympiacos se lesionó la mano al intentar romper el vidrio de una puerta cerrada con llave, sin embargo, la herida no es de gravedad. 
Alan Pulido con el gobernador de Tamaulipas Egidio Torre Cantú
Alan Pulido con el gobernador de Tamaulipas Egidio Torre Cantú (Gobierno del estado )

Ciudad de México

El futbolista Alan Pulido forcejeó con uno de sus secuestradores antes de hacer una llamada al 066 y dar su ubicación para ser rescatado, dijo el titular de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, Ismael Quintanilla.

En entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen, Quintanilla contó que el deportista logró hacer una llamada desde el celular de uno de los secuestradores, ya que la persona encargada de vigilarlo lo dejó solo.

Pulido, contó el procurador, forcejeó con su secuestrador, realizó la llamada al 066, dio su ubicación y minutos después, elementos de la Policía Federal, del Grupo de Coordinación Tamaulipas y de la Unidad Nacional Antisecuestro, llegaron al lugar.

"Él estaba en una casa de seguridad. Estaba en la planta alta y lo dejaron solo, al estar solo maniobra y en una de esas puede zafarse y es como empieza a forcejear con la persona. Fue muy rápido, pero pudo reaccionar, avisa y es como llega la policía, prácticamente, en cuestión de minutos", contó el procurador.

Quintanilla contó que los secuestradores realizaron dos llamadas a la familia del futbolista para pedir rescate, sin embargo, éste no se pagó.

"Habían hecho dos llamadas (los secuestradores) una a la 1:30 y otra más tarde. Estaban pidiendo rescate, pero nosotros teníamos gente apoyando a la familia", dijo.

Tras el rescate, el futbolista apareció con el gobernador del estado, Egidio Torre Cantú, con camisa, shorts y una venda en la mano.

El procurador explicó que durante su secuestro, Pulido se lesionó la muñeca al intentar romper el vidrio de una puerta que estaba cerrada con llave, sin embargo, en ese mismo momento llegó el operativo de rescate.

"Él tiene una lesión en la mano cuando rompe un vidrio para poder abrir la puerta que estaba con llave. Cuando lo hace iban llegando los policías, los policías creyeron que eran balazos y él (Pulido) que eran los secuestradores. Se cortó la muñeca, pero no hay gravedad", dijo.