CRÓNICA | POR SAMUEL CUERVO

El secuestro, a 5 minutos del búnker de la PGJE

Ese es el tiempo que te lleva llegar al cuartel de las corporaciones de las fuerzas estatales de seguridad.

El punto donde el auto del jugador fue interceptado.
El punto donde el auto del jugador fue interceptado. (Samuel Cuervo)

Tamaulipas

Solo cinco minutos toma llegar del edificio central de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas hasta el complejo de seguridad estatal, que se ubica sobre la carretera Interejidal, un conjunto de inmuebles que lucen impenetrables y que albergan a las corporaciones de la policía estatal Fuerza Tamaulipas, con todo y su centro de adiestramiento, además del Centro de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones C-4, considerado el cerebro que vigila las 357 cámaras de seguridad pública de toda la ciudad.

Por obvias razones, es común observar patrullas de la Fuerza Tamaulipas, que recorren una y otra vez la zona hacia el centro de la ciudad, lo hacen por el libramiento Naciones Unidas, y hacia el exterior por la zona agrícola que pasa el Parque Troncones y una serie de propiedades privadas como ranchos y centros recreativos al aire libre.

De acuerdo con el breve y único informe del procurador estatal, Ismael Quintanilla, el futbolista Alan Pulido fue secuestrado la noche del sábado, al salir de una fi esta privada que se realizó en uno de los ranchos que están sobre la Interejidal.

Mientras circulaba en su automóvil de lujo acompañado de su novia, cuando fue interceptado por un grupo de hombres armados, fue bajado por la fuerza y llevado a un lugar hasta ahora desconocido. Ella fue abandonada en el sitio.

En Facebook fueron compartidas fotografías donde se observa a Alan, su hermano, y otras personas dentro de la fiesta. Por lo pronto, todos los asistentes al festejo han sido interrogados por las autoridades.

Durante la mañana, varios medios fueron alertados del hallazgo del cuerpo de un hombre en un campo de futbol, en la zona conocida como La Solidaridad; sin embargo, las autoridades ministeriales negaron que se tratara del joven futbolista.

Las malas noticias siempre rodean Ciudad Victoria, pues no es la primera ocasión en que una personalidad, ya sea deportista o político, es víctima de algún delito.

Justo ahora a los pobladores les llega el recuerdo de Gerardo Gómez Garza, quien fuera capitán del equipo de futbol americano, y que en noviembre pasado fue asesinado a balazos afuera de su casa en Ciudad Victoria.

También es inevitable pensar en lo ocurrido hace seis años, cuando fue asesinado el candidato del PRI a la gubernatura de Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, justo una semana antes de las elecciones que, como suplente, ganó su hermano Egidio. Justo hace seis años, justo una semana antes de las elecciones, justo ahora.