Gendarmería cumplió su misión en Valle de Bravo: Galindo

El comisionado general de la PF anunció el retiro paulatino de los gendarmes del municipio y solo permanecerá un despliegue básico de protección al turismo y a la ciudadanía.
Convoy de la Gendarmería rumbo a Valle de Bravo.
Convoy de la Gendarmería rumbo a Valle de Bravo. (Cuartoscuro)

Valle de Bravo

La Gendarmería resolvió el problema de inseguridad y de secuestro que había hace diez meses en Valle de Bravo, Estado de México, además de que superó el reto de consolidar una "reconciliación" entre la ciudadanía y sus policías, dijo el comisionado nacional de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos.

Al anunciar el retiro paulatino de los gendarmes para que su lugar sea ocupado por un despliegue básico de protección al turismo y a la ciudadanía, recordó que pocos días después de que el presidente Enrique Peña Nieto abanderó a esta división de la PF, su primera misión operativa fue la neutralización de la delincuencia en esta zona.

Destacó que con base en labores de inteligencia y de proximidad con la ciudadanía, se logró identificar y desarticular células criminales.

"Hemos cumplido con la misión, se redujeron los índices de inseguridad, se aclararon una serie de delitos que estaban impunes, actualmente hay delincuentes en la cárcel", afirmó durante la Ceremonia de Graduación de los grupos de Operaciones Especiales y de Caballería.

Ante el empresario Alejandro Martí, presidente de México S.O.S, funcionarios del gobierno del Estado de México y un representante de la Gendarmería francesa, dijo que las acciones de proximidad social y las operaciones contra blancos específicos permitieron lograr un "ambiente de normalización" del turismo y de las actividades productivas.

"En Valle de Bravo no solo atendimos y resolvimos el problema de inseguridad de aquel entonces (principalmente secuestros), sino que se amplió uno de los objetivos más importantes de la Gendarmería que era el reconocimiento social, que los ciudadanos aceptaran a su policía y aquí demostramos esa posibilidad", puntualizó.

Galindo Ceballos manifestó que el año pasado inclusive había quienes exigían la salida de la Gendarmería de Valle de Bravo, aunque hoy la situación es completamente diferente.

En consecuencia, dijo que se mantendrá un "despliegue básico de protección al turismo y a la población" por parte del gobierno federal, mientras que las autoridades estatales y municipales harán su parte de manera eficiente.

Por su parte, Alejandro Martí dijo que hace 10 meses la situación era "de pavor" en este pueblo, sin embargo la oportuna intervención de las fuerzas federales y militares lograron revertir los índices de inseguridad.

Hizo un reconocimiento a la labor de los gendarmes, pues comentó que ha vuelto el turismo y se recuperaron actividades como la agricultura.

Manelich Castilla, titular de la División de Gendarmería, señaló que este cuerpo intervino en el municipio con un estado de fuerza de 301 efectivos, cuarteles móviles, grupos de inteligencia y armamento de última generación, para combatir hechos delictivos aislados que tuvieron gran impacto en la sociedad.

La Gendarmería mostró aquí su nuevo "músculo" operativo durante la ceremonia de graduación de 187 elementos del Grupo de Operaciones Especiales, que están formados en labores de intervención, así como del Grupo de Caballería, que recibieron 543 y 192 horas de adiestramiento especializado e independiente al que tuvieron para ingresar a la división.