Se oyeron martillazos en celda de "El Chapo" antes de su fuga

En un video difundido por Carlos Loret de Mola se ve aparecer a los custodios casi 30 minutos después de que Joaquín Guzmán se fuga de su celda.

Ciudad de México

Varios golpes parecidos a martillazos se escucharon en la celda del narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán minutos antes de su fuga en julio, según un nuevo video.

Casi treinta minutos después, un custodio se acercó a la cámara vacía y preguntó: "¿Guzmán?".

El video de la cámara de seguridad de la celda de Guzmán en el penal de máxima seguridad del Altiplano fue filtrado, por primera vez, con audio al canal Televisa, que emitió también de forma inédita imágenes de la sala de monitoreo y los momentos previos y posteriores a su fuga a través de un hueco cavado en la ducha de su celda.

En las imágenes de este miércoles, se ve al líder del cártel de Sinaloa tumbado en su cama viendo un programa de variedades en una pequeña pantalla de plasma donde se escucha la canción tradicional mexicana "El Rey" mientras, en paralelo, se escuchan varios golpes parecidos a martillazos.

El capo de 58 años se levanta, usa el baño, tira de la cadena y, a las 20:52, desaparece por la zona de la ducha sin que en la sala de monitoreo nadie parezca inmutarse.

Casi 30 minutos después, aparecen dos custodios frente a las rejas de su celda vacía y preguntan varias veces "¿Guzmán?", "¿Guzmán Loera?".

Y pasan diez minutos -casi 40 desde la fuga de "El Chapo"- antes de que un grupo de vigilantes entre en la celda y corrobore que el preso se fugó.

Este video demuestra que "las autoridades mintieron y ocultaron información, incluso ante la Comisión Bicameral (de Seguridad) se nos dio una información distinta", denunció este miércoles el senador Alejandro Encinas, al recordar cómo el gobierno había dicho que los custodios tardaron 18 minutos en llegar a la celda.

Encinas dijo que la comisión había solicitado una copia del video al gobierno pero les fue negada.

Guzmán, que ya en enero de 2001 se había escapado de otro penal de máxima seguridad, había sido detenido en febrero de 2014 y el gobierno de Peña Nieto se había negado a extraditarlo a Estados Unidos por considerar que estaba bien vigilado en México y debía cumplir su condena en el país.